Pepe Álvarez pide al Gobierno que revise las ayudas dadas a Nissan al igual que lo ha hecho la Junta

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha manifestado su apoyo a los trabajadores de Nissan en Ávila y ha pedido que el Gobierno revise las ayudas concedidas a la multinacional, como va a hacer la Junta de Castilla y León.

"Valoramos positivamente" la decisión de la Junta porque "no se puede andar pidiendo para luego no dar", por lo que la empresa "tiene que cumplir", ha asegurado Álvarez, quien ha pedido al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad que revise las ayudas concedidas a Nissan.

 

"Las ayudas tienen que tener una reversión sobre los trabajadores y sobre la ciudad de Ávila", ha dicho el máximo responsable de UGT, ante la falta de información por parte de la Dirección de Nissan de los planes para la factoría ubicada en la capital abulense, que dejó antes de Navidad de producir el camión NT500 después de dos años de fabricación.

 

Se trata de "una fábrica rentable con un producto que no puede cuestionarse", ha dicho Álvarez, quien ha alabado como los trabajadores "han apostado por mantener la fábrica y la productividad".

 

Ávila "no puede prescindir de esta factoría" y la "calidad de empleo no se puede sustituir fácilmente", ha señalado, porque "lo que aporta Nissan a Ávila es lo suficientemente importante de una provincia calidad en el empleo", ha subrayado Pepe Álvarez.

 

Por su parte, el secretario general de UGT FICA, Pedro Hojas, ha pedido a Nissan "que cumpla lo acordado" y que, "si no quiere cumplir, que por lo menos de la cara".

 

"El problema es de interlocución, porque no facilita información y seguimos con la mismas incertidumbres que hace seis meses y hace un año, y año y medio", ha manifestado.