Pendientes de la Audiencia Nacional, equipos y aficionados se preguntan si habrá o no jornada de Liga

Miguel Cardenal Angel Maria Villar

La Federación, la AFE, la LFP, el CSD, el Gobierno y, sobre todo, los equipos y las aficiones están pendientes de un juzgado. Allí se decide este miércoles si la huelga es legal o ilegal y si la 'guerra del fútbol' acaba o, por el contrario, se recrudece e incluso se dan por finalizadas las Ligas. 

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha citado a las partes implicadas en el conflicto. La vista está fijada para las diez y media de la mañana de este miércoles, después de la demanda presentada el pasado viernes por el presidente de la patronal, Javier Tebas, en la que solicitó la suspensión cautelar de un paro en su opinión "ilegal".

 

Entre los últimos movimientos que se han realizado, los clubes profesionales se han ofrecido a los futbolistas renegociar el convenio colectivo en materias tan sensibles como el fondo de garantía salarial para los profesionales de Segunda B.

 

Sin embargo no están dispuestos a conversar sobre el Real Decreto aprobado por el Gobierno para permitir la venta centralizada de los derechos audiovisuales.

 

"A día de hoy la huelga sigue en pie. Es ilegal y de chiste", afirmaba hace 24 horas el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, y desde entonces apenas movimientos puesto que las posturas están alejadas. 

 

De lo que se decida en la Audiencia Nacional está pendiente todo el mundo del fútbol, no sólo el profesional puesto que hay que recordar que la Federación convocó la huelga para todas las categorías. De este modo si la huelga siguiera en pie no sólo se dejaría de jugar en Primera, Segunda y Segunda División B sino también en Tercera y sucesivas Ligas hasta la base. 

 

Un situación, cuando ya estamos en martes, que tiene 'descolocados' a muchos clubes que apenas a cuatro días de la jornada no saben si deben o no organizar viajes, preparar partidos o animar a sus aficiones a acudir a encuentros en las que muchos, por arriba o por abajo, tienen demasiado en juego. 

Noticias relacionadas