Pellegrini deja el Málaga

El chileno Manuel Pellegrini, ha confirmado que abandonará este verano la entidad andaluza por "motivos deportivos".

El técnico del Málaga, el chileno Manuel Pellegrini, ha confirmado este miércoles que abandonará este verano la entidad andaluza por "motivos deportivos" y que el del domingo ante el Deportivo será su último partido en La Rosaleda.

 

"Seguramente este domingo va a ser mi último partido en la Rosaleda, que viviré con una emoción muy fuerte, y esperamos dejar al club clasificado para Europa, con la misión cumplida, dentro de un proyecto que se estableció con unas normas claras", declaró Pellegrini  durante el acto de la Diputación de Málaga en el que le hicieron entrega del Escudo de Oro de la provincia por su labor al frente de la institución malaguista, a la que ha llevado hasta los cuartos de final de la Liga de Campeones esta temporada.

 

"Desgraciadamente, ese proyecto varía de aquí en adelante y hemos tenido que llegar a un acuerdo con el club, muy gratificante y amistoso para ambas partes, donde cada uno tiene el derecho y la obligación de seguir su camino", añadió.

 

Sin embargo, el chileno asegura que su marcha no viene propiciada por intereses económicos, sino deportivos. "No me voy en busca de otras cosas económicas sino en busca de un proyecto que me permita desarrollar lo que uno estima conveniente en esta profesión, y, desgraciadamente, y con mucha razón, el Málaga CF tiene que tomar otro camino, como ya dije a los dueños del club que confiaron ciegamente en mí en estos años", señaló.

 

El ex preparador de Villarreal y Real Madrid no ha querido desvelar cuál será su destino la próxima campaña, aunque varios medios ingleses apuntan al Manchester City, en el que recalaría como sustituto del italiano Roberto Mancini. "Mis planes de futuro los he dejado aparcados hasta que no termine con el Málaga en el lugar que corresponde", afirmó.

 

Por último, Pellegrini quiso valorar la decisión de la UEFA de levantar parcialmente la sanción europea al Málaga CF, que no tendrá que cumplir el segundo año de suspensión de competición continental, aunque todavía pesa sobre él el primer año de sanción, pendiente de la resolución del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

 

"Este domingo contra el Deportivo, aquí en casa y con nuestro público, es el momento de poder dar una victoria a la afición y de reflejar lo que uno ha tratado de hacer en estos dos años y medio, no solo en la parte ética, sino también en la parte estética de esta profesión. Así que si después el Tribunal de Arbitraje Superior no nos permite jugar es otra cosa, nosotros tenemos que clasificarnos en nuestro campo y con nuestra gente y ganando al Deportivo", concluyó.