Pedro Sierra desmiente las acusaciones del PP sobre la gestión del "punto limpio"

Pedro Sierra, en un acto de la pasada campaña

El alcalde de Lanzahita precisa que se trata de un punto de transferencia provisional de residuos, donde se almacenan residuos domésticos y enseres para su posterior transferencia al centro de recogida del consorcio y tacha de "calumnia infame" la acusación de quema de restos.

El alcalde de Lanzahita, Pedro Sierra, ha desmentido a través de una nota de prensa las acusaciones realizadas por el Partido Popular de la localidad en referencia a la gestión "de lo que ellos llaman un punto limpio" y que según el regidor es un punto de transferencia provisional de residuos, donde se almacenan residuos domésticos y enseres para su posterior transferencia al centro de recogida del consorcio.

 

Sierra, que quiere hacer constar "la falsedad de las acusaciones realizadas por ese grupo político que, una vez más, intenta desprestigiar al equipo de gobierno con mentiras y datos no contrastados como es obligación de una oposición responsable", ha señalado que Lanzahita, creando este espacio, "se ha adelantado, dentro de sus posibilidades, a la gestión de residuos por delante de otros municipios vecinos e intenta dar una solución sostenible al problema de la gestión de residuos".

 

Desde el Ayuntamiento recuerdan al PP de Lanzahita que "la peor gestión de residuos es la que hacia este municipio durante sus numerosos años de gobierno, es decir : no hacer nada. Acumular colchones, enseres y residuos en las esquinas de las calles".

 

Por ultimo, este Consistorio quiere aclarar públicamente que "es rigurosamente falso y se trata de una calumnia infame que en este municipio se hagan quemas de restos, ya que de haber sido así hubiéramos sido requeridos hace tiempo por quienes mantienen una vigilancia estrecha de ese tipo de piras".

 

En este sentido, Pedro Sierra explica que la noche del pasado 28 de marzo el espacio de recogida sufrió un acto vandálico con un intento de incendio de parte de estos enseres, que no tuvo una importante magnitud por coincidir con una noche de lluvia intensa.

 

Señala que "el alcalde y el vigilante nocturno nos personamos inmediatamente en el lugar y, ante la poca dimensión del suceso y la fuerte lluvia, desestimamos cualquier tipo de actuación".

 

 

Sierra lamenta como alcalde "la actitud poco noble de este grupo popular en Lanzahita, que lejos de interesarse por la verdadera administración del municipio y hacer una oposición leal y constructiva e informarse de la realidad de los hechos, se dedican a difundir este tipo de calumnias que solo persiguen descrédito y perjuicio para su propio municipio".