Pedro Muñoz pide medidas para rebajar los costes eléctricos del regadío

Pedro Muñoz. Archivo

El Diputado Nacional del Partido Socialista por Ávila, Pedro Muñoz, ha pedido que se modifiquen las leyes estatales que sean necesarias para reducir los costes energéticos que soporta el regadío de Castilla y León.

El diputado socialista considera justo que se adopten medidas a través de iniciativas legislativas que permitan una de reducción de costes a partir del autoabastecimiento eléctrico y de la flexibilización de las condiciones de suministro para actividades económicas de consumo intensivo y con estacionalidad, y para ello urge que se modifique "por ejemplo la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico".

 

Ppara Muñoz se debería proponer en la Ley 2/2011 de Economía Sostenible el compromiso de las administraciones públicas para realizar inversiones que favorezcan este objetivo, y la modificación de la Ley 37/1992, reguladora del IVA, para aplicar un tipo reducido del diez por ciento a la factura eléctrica de las comunidades de regantes.

 

Con estas actuaciones, asegura el socialista, se estaría dando una solución "a miles de agricultores de Castilla y León, muchos de ellos abulenses, que están en serio riesgo de abandonar su actividad profesional ante el incremento injustificado del recibo de la luz en los últimos meses, debido a las políticas energéticas que atentan contra los agricultores”".

 

Pedro Muñoz considera "absolutamente insuficiente" lo que ha hecho el Gobierno Central hasta la fecha para aminorar los costes eléctricos para los agricultores (reducción del Impuesto Eléctrico y beneficios fiscales para los que tributan por estimación objetiva o módulos) "después del “decretazo” eléctrico de agosto del 2013 que supuso un incremento enorme en la factura eléctrica".

 

Por este motivo, Muñoz afirma que “las nuevas medidas que han de adoptarse "deben ir en la dirección de aminorar los costes eléctricos del regadío, como el IVA reducido, contrato flexible y adaptado al consumo que permita modificar la potencia contratada al menos dos veces al año, incentivos a la generación de energía renovables en el regadío y actuaciones de mejora de la eficiencia energética, y otras medidas fiscales que beneficien a todos los regantes y no sólo a los agricultores que tributan por módulos”".