Pedro Muñoz: “Nuestra provincia no genera empleo y mientras, el PP se cruza de brazos y vende brotes verdes”

El diputado socialista lamenta que Ávila rompa la tendencia nacional y encadene tres meses consecutivos de crecimiento del desempleo.

 

Pedro Muñoz ha manifestado “la clara necesidad de un cambio de gobierno en la provincia de Ávila donde el Partido Popular nos está sumiendo en el más oscuro de los agujeros. Un mes más, en nuestra provincia vuelve a subir el paro. Casi 400 personas más engrosan las listas de desempleados que superan ya, la barrera de los 17.000. Una cifra escalofriante detrás de las que hay Igualmente, miles de familias con un futuro incierto frente a los brotes verdes que vende el Partido Popular”


“No podemos mirar a otro lado ante la realidad de los datos. Ávila y España necesitan una política económica alternativa. Una alternativa realista, solvente y transformadora que vendrá de la mano del Partido Socialista. Por eso, vamos a proponer una Agenda para la Transición y Modernización Económica, que suponga un salto de calado y global, que resuelva la baja competitividad, el elevado paro y precariedad laboral, y el endeudamiento privado y público”.

 

En el corto plazo, y para hacer frente a lo urgente que es la dramática tasa de paro y el empobrecimiento masivo de las familias), “proponemos el programa garantía +45, para crear empleo entre la población de más de 45 años parada y sin prestaciones, la reestructuración de deuda de familias y autónomos sobreendeudados y una prestación para desempleados con hijos a cargo. Sin duda, medidas todas muy necesarias en Ávila puesto que se ajusta a todos los perfiles afectados por la crisis”.

 

Pedro Muñoz señala “es más necesario que nunca reindustrializar España, diversificar sus motores de crecimiento, porque es la mejor manera de crear empresa y empleo. Es por ello que los socialistas apostamos por  favorecer la creación de muchas nuevas empresas y aumentar el tamaño de nuestras PYMES. Un aspecto clave para lograrlo es eliminar burocracia y barreras artificiales a la creación y crecimiento empresarial. El compromiso socialista es pasar, en una legislatura, del puesto 32 a estar entre los 10 primeros países del Indice Doing Business del Banco Mundial, que mide la facilidad de hacer negocios en los países. Igualmente, hay que incentivar a los emprendedores. Fiscalmente, pero también con apoyo financiero para comenzar y también con la seguridad de un marco concursal ágil y barato, para que si fracasan no se arruinen y puedan tener una segunda oportunidad. La reforma de la Ley Concursal del gobierno apoya a las grandes empresas y se olvida de los emprendedores y micro empresarios.