Pedro Barato, reelegido presidente de ASAJA

La Asamblea General de ASAJA, celebrada hoy en el hotel Hesperia de Madrid, ha reelegido a Pedro Barato como presidente de la Organización para liderar una nueva etapa durante los próximos cuatro años. Asimismo, se ha acordado convocar y apoyar las manifestaciones contra el tarifazo eléctrico.

En este nuevo mandato, Barato apuesta por la renovación, la profesionalidad y la unidad del sector en un momento trascendente para el campo español. Respecto al acuerdo alcanzado sobre la aplicación de la PAC, Barato considera que es equilibrado y que se han sentado las bases de lo que puede considerarse el modelo agrario para España, que deberá verse completado con otras medidas de carácter nacional.

 

Con las elecciones celebradazas en el día de hoy, el máximo órgano de dirección de la Organización ha revalidado la confianza depositada en el actual presidente y en su equipo directivo formado por el Comité Ejecutivo Nacional de la Organización.

 

Las primeras palabras del presidente tras ser elegido fueron para agradecer a los compromisarios “la confianza depositada en la actual dirección de la Organización para afrontar esta nueva etapa, una etapa que emprendemos con ilusiones renovadas, nuevos proyectos y mucha confianza en poder consolidar a ASAJA como un referente de progreso y credibilidad”. La candidatura votada mayoritariamente por los compromisarios presenta algunos cambios respecto a la composición del Comité Ejecutivo anterior. El presidente Pedro Barato ha optado por la renovación y ha agradecido a los miembros salientes su generosidad y su trabajo a lo largo de todos estos años.

 

Durante su intervención, Barato ha hecho balance de lo que han supuesto los últimos cuatro años tanto para el sector agrario como para la Organización. Ha recordado asuntos de calado como han sido las negociaciones sobre la reforma de la PAC, con un nuevo interlocutor relevante como es el Parlamento Europeo; el acuerdo sobre el nuevo Marco Financiero Plurianual de la UE o el último Acuerdo de la OCM alcanzado en Bali. Todos ellos, asuntos que se han cerrado en el último año, pero como ha recordado Barato, “las negociaciones han durado varios años y ASAJA ha desarrollado un arduo trabajo, sobre todo en lo relacionado con las negociaciones de la PAC”.

 

El presidente Barato también ha recordado los trabajos llevado a cabo por la Organización a lo largo de los últimos cuatro años en asuntos de ámbito nacional y con especial relevancia para el sector  como han sido la reforma del Código Penal para combatir la lacra de la inseguridad en el campo; las leyes de para mejorar en funcionamiento de la cadena y para la integración de cooperativas; la ordenación de los recursos hídricos a través de los planes de cuenca, las rebajas de módulos del IRPF para algunas producciones o la integración de los trabajadores por cuenta propia del REASS al régimen de autónomos y por cuenta ajena del REASS al régimen general.

 

Otra de las preocupaciones del sector ha sido el incremento de los coses de los insumos con especial incidencia en las tarifas eléctricas para riego. Precisamente, en la  asamblea de ASAJA se ha aprobado apoyar las manifestaciones que los agricultores y ganaderos regantes llevarán a cabo a finales de febrero para solicitar medidas contra la brutal y desproporcionada subida de las tarifas eléctricas que afectan a los regantes. De no conseguirse la rebaja de estas tarifas, gran parte del regadío español puede verse abocado a la desaparición.

 

Pero sin duda, el asunto que más ha preocupado y ocupado a ASAJA en los últimos meses ha sido la aplicación de la reforma de la PAC en España. Tras meses de negociaciones y reuniones la Conferencia Sectorial de Agricultura acaba de alcanza un acuerdo al respecto y, “más allá de las valoraciones de carácter territorial, cabe destacar que se da un paso importante en la culminación de algunos de los objetivos principales de España en la negociación de la Reforma de la PAC, mediante la puesta en marcha de un Plan de Regionalización basado en la intensidad de los pagos, con 22-24 regiones, que evita el establecimiento de una tasa plana o de una convergencia de pagos que generaría grandes desequilibrios, a la vez que permite el normal desarrollo de transferencias de derechos dentro de una región”.

 

La ganadería, que había sido maltratada en la reforma, encuentra una respuesta a sus necesidades en los llamados pagos acoplados, - ha precisado Barato-, con casi 500 millones de euros de los 585 que se detraen del montante nacional de pagos directos para los sectores que han sufrido agravios como consecuencia de la aplicación del modelo de regionalización, o se encuentren en riesgo de abandono o reducción de la producción con importantes consecuencias socioeconómicas o medioambientales y se encuentren dentro de la categoría de derechos sin disponibilidad de tierra (Derechos especiales). Entre estos sectores se encuentran la remolacha, el arroz, los frutos con cascara, el tomate de industria, los cultivos proteicos o las legumbres de calidad.

 

Por otra parte, la definición del agricultor activo ligado a la exigencia de una actividad agrícola y ganadera responde a la necesidad de legitimar los pagos de la PAC ante el contribuyente y la sociedad en su conjunto, dando garantías de que el dinero de la PAC se destina a aquellos que realizan una actividad productiva en el medio rural.

 

En definitiva, ha concluido Pedro Barato “ASAJA considera que la Conferencia Sectorial ha sentado las bases de lo que puede considerarse un modelo agrario parta España, que necesariamente debe verse completado con otras medidas de carácter nacional, como las ya aprobadas en materia de cadena alimentaria o integración cooperativa, que deberían situar al agricultor y ganadero en una posición negociadora más favorable a la hora de obtener buenos precios en el mercado, que, hay que recordar, supone el 70% de sus ingresos.”