Pau Gasol y Ricky Rubio, de dulce en sendas victorias

Pau Gasol Jimmy Butler Nikola Mirotic Chicago Bulls

Pau Gasol, Nikola Mirotic y Ricky Rubio sumaron victorias esta pasada madrugada en la NBA con Chicago Bulls y Minnesota Timberwolves, con actuaciones destacadas sobre todo del pívot y del base, mientras que el hispano-montenegrino no tuvo su mejor noche.

En el United Center, los Bulls despidieron el año 2015 en la cuarta posición de la Conferencia Este con un balance de 18-12 después de sumar su segunda victoria consecutiva tras batir por un ajustado 102-100 a Indiana Pacers en un partido decidido después de una prórroga y con protagonismo de Gasol y Jimmy Butler.

El pívot catalán bajó sus números ofensivos y se quedó en 13 puntos, después de un mal partido en el tiro (4/14), pero firmó un 'doble-doble' gracias a sus once rebotes, además de buenas acciones defensivas reflejadas en sus tres tapones.

Sin embargo, el de Sant Boi fue clave en la jugada que decidió el partido a favor de los suyos. Chicago había desperdiciado cinco puntos de renta en el minuto final del tiempo suplementario (100-95) y tuvo tres segundo para diseñar un ataque. Gasol recibió el balón lejos del aro y envió un 'alley-oop' a Butler para que este lo palmease dentro. El escolta luego defendió, con posible falta, la jugada final de Paul George para asegurar la victoria.

Butler acabó el partido con 28 puntos, bien secundado por un suplente como Aaron Brooks, máximo anotador del partido con 29 y aprovechando muy bien la ausencia de Derrick Rose por una tendinitis. En cambio, el que no pudo ayudar demasiado fue un Nikola Mirotic, que pese a ser titular no anotó nada y sólo lanzó tres tiros.

Los Pacers remontaron diez puntos de desventaja que llevaban al descanso (50-40), pero apretaron en el segundo tiempo y un triple de George Hill les puso siete arriba (80-87) a falta de menos de tres minutos. Butler empató a 91 y Ellis no acertó con su triple final que habría evitado la prórroga.

Por su parte, Minnesota Timberwolves rompió su mala dinámica y se llevó una necesaria victoria en el Target Center ante Utah Jazz por 94-80 a unos mermados Jazz de Utah, con Ricky Rubio de nuevo a gran nivel de dirección.

El base catalán, que aún debe jugar este día 31, volvió a nutrir de asistencias a sus compañeros y terminó el partido con 17, empatando su récord personal en la NBA, logrando un óptimo 'doble-doble' gracias a sus 10 puntos, añadiendo además tres robos.

El buen partido de Rubio estuvo acompañado por el trabajo del novato Karl-Anthony Towns, que aportó también dobles figuras en anotación (25) y en rebote (10) para ser el mejor de los suyos, con Andrew Wiggins firmando 17 tantos.