Pau Gasol se hace enorme y mete a España en cuartos

El pívot español destrozó a Polonia desde la línea de tres en los momentos calientes del partido; los de Scariolo se agarraron a una gran defensa para derrotar a Polonia.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: Llull (12), Ribas (5), San Emeterio (-), Mirotic (15) y Pau Gasol (30) --quinteto inicial--; Sergio Rodríguez (8), Reyes (4), Hernangómez (1), Vives (-), Claver (5) y Aguilar (-).

  

POLONIA: Slaughter (9), Ponitka (9), Waczynski (9), Kulig (10) y Gortat (9) --quinteto inicial--; Cel (5), Karnowski (6), Koszarek (-), Skibniewski (2), Zamojski (5), Gruszecki (-) y Czyz (2).

  

PARCIALES: 25-20, 16-19, 14-16 y 25-11.

  

ÁRBITROS: Borys Ryzhyk (UKR), Sinisa Herceg (CRO) y Milos Koljensic (MNE). Eliminado por faltas Gortat en Polonia.

  

PABELLÓN: Estadio Pierre Mauroy Stadium de Lille.

La selección española de baloncesto se citó con Grecia en los cuartos de final del Eurobasket 2015 después de superar (80-66) con problemas a Polonia este sábado, un choque en el que España no vislumbró la victoria hasta el último cuarto, cuando apretaron en defensa y explotaron en ataque con Pau Gasol como líder (30 puntos).

  

El pívot de los Chicago Bulls avasalló con un inesperado acierto desde la línea de tres (6/7), tres de ellos en el último cuarto, a una Polonia que se mantuvo más que viva durante tres cuartos. Los de Sergio Scariolo aceptaron el intercambio de golpes sin prestar atención a la defensa y la incertidumbre se mantuvo hasta el último parcial en el Pierre Mauroy Stadium de Lille.

  

Con 55-55 en el marcador saltaron ambos equipos a los últimos 10 minutos. Antes, España echó de menos el trabajo de Rudy Fernández, baja por sus problemas en la espalda, y volvió a sufrir la exigencia de un torneo que está muy caro. A pesar de llegar con la lección aprendida, la campeona continental en 2009 y 2011 tuvo que pelear de nuevo hasta el final.

  

Y es que más allá de los sustos de la fase de grupos, donde se selló el pase ante Alemania con mucho suspense, no hay rival pequeño. El tópico universal del deporte es la cruz de una España que eso sí no cumplió con su cometido en líneas generales. Los de Scariolo entraron bien en el encuentro, pero poco a poco bajó la intensidad defensiva y la creación en ataque.

  

España apostó por el tiro exterior y con él aguantó el toma y daca, pero la creación brilló por su ausencia. Así, después de un buen inicio con Pau Gasol (15 puntos al descanso sin fallo), Mirotic y Llull a la cabeza, el combinado español se encontró con una Polonia aguerrida y también acertada. Slaughter, Kulig y Ponitka mantuvieron el marcador igualado hasta el descanso (41-39) por parte de los polacos.

  

Tras el paso por los vestuarios, España buscó ese paso al frente necesario y en parte lo logró en defensa, pero entonces falló el acierto. El trabajo de Felipe Reyes fue el primer paso para minar la moral de una Polonia que se mantuvo viva en el tercer cuarto, pero que no tuvo respuesta a la puesta en escena de España en el último y decisivo parcial.

  

Ahí funcionó de manera coral. Se hizo notar Sergio Rodríguez, Llull imprimió su ritmo y agresividad y en apenas cinco minutos el presagio de sufrimiento se disipó. Desbordada Polonia no le quedó otra que cargarse de faltas, mientras que Pau se hacía dueño de la línea de tres. Hasta seis completó el catalán, nadie en el partido hizo siquiera dos, para echar por tierra el desgaste polaco.

  

A pesar de tener unas molestias en la rodilla, por las que fue atendido antes del partido y en el descanso, Pau se erigió como salvador de una España que sufre pero gana. Ahora, con dos días de descanso, la próxima cita será el martes ante Grecia, con la necesidad de mejorar en defensa y recuperar efectivos para aspirar al trono continental y buscar una plaza para los Juegos de Río.

Noticias relacionadas