Paseo triunfal del Real Madrid por Estambul

Reyes acabó el partido con 11 puntos

Octavo triunfo consecutivo en el 'Viejo Continente' para asegurar más el liderato ante un Galatasaray consumido por sus problemas internos (71-107).

 

FICHA DEL PARTIDO

 

GALATASARAY: Carter (5), Young (19), Micov (6), Erceg (2) y Guler (2) --cinco inicial--; Gonlum (15), Nikolov (3), Arar (2), Piskin (-) y Arslan (17).

 

REAL MADRID: Llull (3), Rivers (-), Rudy Fernández (17), Ayón (14) y Reyes (11) --cinco inicial--; Maciulis (3), Bourousis (10), Sergio Rodríguez (14), Carroll (15), Campazzo (2), Slaughter (2) y Nocioni (16).

 

PARCIALES: 20-24, 14-33, 25-20 y 12-30.

 

ÁRBITROS: Pukl (SLO), Zamojski (POL) y Koromilas (GRE). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Abdi Ipekci Arena. 11.400 espectadores.

El Real Madrid fortaleció su condición de líder del Grupo E tras vencer con autoridad al Galatasaray (71-107) en la novena jornada del 'Top 16' de la Euroliga gracias al dulce momento que atraviesan los pupilos de Pablo Laso, guiados por una excelente versión del escolta Rudy Fernández, máximo anotador de los blancos (17 puntos).

 

El actual subcampeón de la competición firmó su octavo triunfo consecutivo en el 'Viejo Continente'. Una victoria sustentada en el acierto desde el perímetro (18 triples) y en la debilidad de su rival, un 'Galata' venido a menos tras su reciente descomposición, siendo Carlos Arroyo el último jugador que se ha tirado de un 'barco' a la deriva.

 

Los de Pablo Laso continúan en un nivel muy alto y fraguaron su victoria desde el comienzo, sin descuidar el rebote defensivo y apostando por maniatar a su rival en la pintura. Rudy y Nocioni, estelares desde la línea de 6,75, fueron los dos grandes castigados del conjunto entrenado por Ergin Ataman.

 

Y así fue, sobre todo antes del descanso, momento que aprovechó el Real Madrid para abrir la principal diferencia con su rival. Rudy sacó su fusil y descosió a los otomanos con una facilidad extrema. El balear ayudó a construir un parcial de 0-12 que dejó el 34-57 al descanso, más de veinte puntos que restaban interés al duelo en su segundo asalto.

 

El 'Txapu', por su parte, no notó sus recientes molestias en el tobillo y ofreció un gran nivel. El argentino firmó un excelente partido, pero no fue el único porque las mejores actuaciones personales tuvieron continuidad en el grupo. Hasta siete jugadores alcanzaron o superaron la decena de puntos en el Abdi Ipekci Arena.

 

A partir del tercer cuarto, los blancos no dudaron ni un momento y siguieron con el acelerador hasta el fondo. Su afán por ampliar el marcador les llevó a conseguir una sobresaliente victoria, acrecentada también por las asistencias de Sergio Rodríguez --hasta 7-- y las de Llull, que se prodigó de idéntica forma en este aspecto.

 

Los turcos, apoyados únicamente en la fuerza de Patric Young y Arslan Ender --36 puntos entre ambos-- intentaron recortar distancias en el tramo final, pero no pudieron frenar la sangría generada por los blancos. El Real Madrid, sin problemas y con comodidad, se llevó un nuevo triunfo que le hace seguir líder de su grupo y mantener la moral intacta.