Paseo cultural por el casco histórico de Arévalo con historias vividas

“La Alhóndiga”, asociación de Cultura y Patrimonio ha organizado hoy un paseo cultural por Arévalo en el que los participantes han ido aportando recuerdos y anécdotas vividas por ellos en el entorno del Real.

Se empezó el recorrido en la Plaza del Real explicando la conformación arquitectónica de la plaza y los edificios históricos, haciendo reseña también de aquellos que han desaparecido. Se dan unas pequeñas notas sobre algunos de los personajes que vivieron aquí, haciendo especial indicación de uno de ellos, olvidado por la Historia a pesar de ser, seguramente, uno de los más importantes relacionados con Arévalo: El contador mayor Juan Velázquez de Cuellar.


Los participantes han ido aportando recuerdos y anécdotas vividas por ellos en el entorno del Real. Recordaron los antiguos y desaparecidos palacios, el convento cisterciense, las monjas, la festividad de la Virgen de las Angustias, el torno del convento al que los niños iban a pedir “pan de angelitos”, los jardines, los domingos por la tarde y los conciertos de la Banda de Música.


Sor María, hermana del colegio Amor de Dios se ha incorporado al paseo cultural. Ella formó parte del primer grupo de monjas que, en el año 1959, iniciaron la andadura en Arévalo de este colegio al que algunos de los presentes habían asistido siendo niños. En sus comentarios destacó la importancia que tenía para Arévalo el Convento del Real, que, junto al Colegio “Amor de Dios” y a otras instituciones que había en la Plaza del Real contribuían de forma importatísima a dar vida y actividad a este entorno.


Siguió el paseo por la calle Santa María hasta el Palacio del Mayorazgo de los Sedeño o Palacio del Marqués de los Altares, en el que se pudieron ver los restos que quedan tras las obras que se acometieron en los años 80 mediante un proyecto municipal de escuela taller.


Pasearon luego por la calle del Palacio Viejo hasta la de Nicasio Hernández Luquero, antigua calle del Horno, y por ella entraron en la Plaza de la Villa.


Algunas explicaciones sobre el estado actual de esta plaza, la ausencia de automóviles, los importantes edificios que alberga y sus posibles usos. La Casa de los Sexmos, la casa del poeta Hernández Luquero, el Centro Cultural San Martín. Se leen versos de Ricardo Bustillo Martín, Segundo Bragado y del mismo Nicasio Hernández Luquero, antes de acercarse al rincón de la Corraliza y hacerse una fotografía de grupo.