Paraguas, lluvia y lágrimas

La lluvia no permitió a la Hermandad de los estudiantes salir en su segundo año de procesión. Aunque los pasos y cofrades salieron a la puerta de San Pedro para agradecer a todos los fieles la espera

La lluvia hizo acto de presencia ayer por la tarde, una hora antes del inicio de la procesión de los estudiantes, que retrasaron un principio la hora de salida unos 20 minutos con el fin de comprobar si el tiempo les daba una tregua.

 

Y aunque finalmente dejo de llover de manera tan intensa la humedad y las previsiones de que podría ponerse a llover de nuevo hicieron a los cofrades tomar la decisión de no sacar al Cristo de los Estudiantes y la María Santísima sede de la Sabiduría para no dañar las tallas.

 

Para que los fieles congregados en El Grande no se fueran con ese sentimiento de pena por no ver salir a su cofradía, los hermanos salieron unos pasos para ser bendecidos pero se recogieron enseguida.