Paracetamol: ¿Hay riesgos a largo plazo?

Paracetamol

El paracetamol es un analgésico y antipirético eficaz para el control del dolor leve o moderado causado por afecciones articulares, dolor de cabeza, dental, muscular (contracturas) o de espalda (lumbalgia) y estados febriles en adultos y niños mayores de 12 años. 

Actualmente, se vende sin receta y con prescripción médica, y se ha convertido en el medicamento más utilizado en todo el mundo.

 

Lo cierto es que se recomienda como tratamiento farmacológico de primera línea por una variedad de directrices internacionales para una multitud de afecciones dolorosas agudas y crónicas. No obstante, una nueva investigación plantea que los riesgos de tomar este fármaco a largo plazo pueden haber sido subestimados por los médicos.

 

También se considera generalmente que es más seguro que otros analgésicos de uso común, como los medicamentos no esteroides antiinflamatorios (AINE) o los opiáceos.

 

Sin embargo, recientemente se ha cuestionado el beneficio analgésico del paracetamol en el manejo del dolor lumbar agudo y la condición dolorosa crónica de la osteoartritis y no ha habido una estimación reciente de los verdaderos riesgos de paracetamol en las dosis analgésicas estándar.

 

Un equipo de investigadores de Reino Unido, dirigido por el profesor Philip Conaghan, del Instituto de Medicina Reumática y Musculoesquelética de Leeds, realizó una revisión sistemática de los estudios existentes que habían evaluado la asociación entre el uso crónico de paracetamol y los principales eventos adversos en la población general adulta.

 

Estos expertos identificaron ocho estudios adecuados para su análisis. De los dos estudios que mostraron mortalidad, uno encontró una relación dosis-respuesta e informó de que se había producido un aumento de la frecuencia relativa de la mortalidad de 0,95 a 1,63 por el incremento de la dosis estándar de paracetamol al comparar pacientes que habían tomado paracetamol con los que no lo tomaban.

 

De los cuatro estudios que detectaron eventos adversos cardiovasculares, todos mostraron una relación dosis-respuesta con un trabajo que informó de un aumento de la tasa de riesgo de todos los eventos adversos cardiovasculares de 1,19 a 1,68. Una investigación que informó de eventos adversos gastrointestinales detectó una vinculación dosis-respuesta con una velocidad relativa mayor de eventos o sangrado de 1,11 a 1,49.

 

Por último, de los cuatro estudios que informaron eventos adversos renales, tres señalaron una asociación dosis-respuesta con uno que detectó una disminución más probable en la tasa de filtración glomerular estimada, un examen utilizado para verificar cómo están funcionando los riñones, de 1,40 a 2,19.

 

Los autores dijeron que a pesar de que los ocho estudios observacionales eran propensos a tener sesgos relacionados con las personas que necesitaban paracetamol a largo plazo (a menudo individuos que ya presentaban varios problemas médicos que requieren otros analgésicos y medicamentos), sus resultados apuntan a una relación dosis-respuesta consistente entre paracetamol a dosis analgésicas estándar y los eventos adversos típicos de los que a menudo se observan con fármacos antiinflamatorios no esteroideos.

 

PIDEN UNA REVISIÓN DE SU EFICACIA

 

Esto incluyó una relación dependiente de la dosis entre el paracetamol y el aumento de la incidencia de la mortalidad, eventos adversos cardiovasculares, gastrointestinales y renales, aunque los riesgos generales de estos problemas fueron pequeños. Los investigadores reconocieron que con cada decisión de prescribir este analgésico, hubo un cálculo del riesgo-beneficio o una compensación de la eficacia frente a la tolerabilidad.

 

Sin embargo, si el beneficio analgésico era incierto, como se había sugerido en estudios previos de paracetamol en el tratamiento del dolor de la osteoartritis en las articulaciones y el dolor lumbar agudo, era necesario que los médicos realizaran una consideración más cuidadosa antes de recomendar o recetar el paracetamol para su uso a largo plazo.

 

"En base a los datos presentados anteriormente, creemos que el verdadero riesgo de prescripción de paracetamol debe ser superior al que actualmente percibe la comunidad clínica. Dado su alto uso y disponibilidad como analgésico sin receta, es pertinente una revisión sistemática de la eficacia y tolerabilidad del paracetamol en condiciones individuales", concluyen los autores.