Para Trato Ciudadano la liberalización de horarios beneficia al más fuerte

El Alcalde, José Luis Rivas, ha sido retratado en un clamoroso fuera de juego técnico, al descubrirse un documento firmado hace más de veinte días en el que defiende sin complejos la “libertad de horarios”, a favor de los grandes comercios y en desventaja del comercio tradicional y de proximidad. Prevalece en el PP la deferencia por el más fuerte, pero se acredita, además y principalmente, un acto de deslealtad institucional que retrata la ausencia de solvencia ética y la prevalencia de la marrullería en la gestión del asunto.

"La situación de partida, conforme a la cual el Ayuntamiento mantendría una posición de neutralidad, se ha demostrado absolutamente falsa a la vez que reflejaba la hipócrita apostura del Sr. Rivas: este Alcalde sería un pésimo entrenador de futbol. Horas antes de demostrarse la infiel cordura, la concejala de Hacienda se expresaba en ínfulas y aspavientos  de incontrolados ánimos, en la Comisión Informativa de Hacienda, denostando a la oposición por dudar de las inexistentes decisiones del PP sobre la liberalización de horarios, que, bien es cierto, afirmaba no haber firmado en ningún momento", han destacado desde Trato Ciudadano.

 

"Esto solo demuestra que, el tema de los horarios comerciales, ha desbordado al equipo de gobierno por el centro del área y por los laterales, aunque pueda ser posible que algún concejal –con razonables intereses- esté jugando de líbero y con el propio Alcalde. Es decir, que aquí, el Sr. Rivas está elegantemente vestido de Tancredo sin quererlo ni saberlo, en medio del ruedo, saludando al respetable, pero sin enterarse de nada: cosa que aparenta ser su oficio",afirman.

 

Vista la vehemencia, carente de protocolo, de la responsable de Hacienda en la comisión competente, suscita nuestra conmiseración sincera la suerte de desamparo en que se encuentra. Pero es elocuente que la trama ponga al descubierto tan patán ardid por el que ha sido embaucada la corporación toda, y más significativamente el propio equipo de gobierno. Todo este asunto incide en que nos sería más fructífero dejarnos de falsas jaculatorias místicas, que ya saturan el cotidiano vivir, y decantarnos más por la sana risa dada la abundancia de materia para el regocijo y la chanza que nos proliferan. Al fin y al cabo, no hace mucho hubo que talar unos árboles que habían tenido la osadía de crecer delante de una puerta, de nueva construcción, del espléndido AKI, gran superficie que pronto abrirá sus ahora expeditas puertas y horarios comerciales.