Para simular cómo funciona el cerebro por ordenador se necesitan computadoras 100 veces más potentes que las actuales

Este mes arranca el proyecto internacional Human Brain con el que se pretende crear un modelo computacional del cerebro humano que permita simular su funcionamiento y abordar sus enfermedades, algo para lo que sin embargo serán necesarias computadoras cien veces más potentes que las actuales.

Así lo ha asegurado el director del Centro de Apoyo a la Investigación Tecnológica (CAIT) de la Universidad Autónoma de Madrid y coordinador del proyecto en España, Gonzalo León, durante la presentación en Madrid de la primera fase del mismo, en la que participarán investigadores españoles de diferentes entidades.


Inicialmente, el proyecto Human Brain pondrá en marcha seis plataformas de investigación (neuroinformática, estimulación neurológica, computación de alto desarrollo, 'hardware' neuromórfico, informática médica y neurorobótica).

El objetivo es que las plataformas y sus herramientas estén listas para 2016 y, a partir de entonces, se pondrán también a disposición de expertos ajenos al proyecto que podrán aportar sus propios datos a la investigación.

"No cabe duda de que gracias a este nuevo impulso de la neurociencia a escala mundial será posible comprender mejor cómo funciona el cerebro normal y cómo se altera ante diversas enfermedades, con el fin de poder modelar nuevas terapias para el tratamiento de dichas dolencias", según ha explicado Javier de Felipe, director del Laboratorio conjunto UPM-CSIC.

El proyecto es pionero en la construcción de simulaciones detalladas del cerebro humano desde el punto de vista biológico que servirán de base para generar nuevas herramientas de diagnóstico y tratamiento de enfermedades del cerebro, nuevas tecnologías en prótesis para personas con discapacidad, tecnologías de la información de baja energía con una inteligencia similar a la del cerebro y una nueva generación de robots inteligentes.

"Uno de los objetivos es la supercomputación interactiva, construyendo un ordenador en exaescala con el que se pueda interactuar en tiempo real con un modelo de cerebro: conocer su funcionamiento, saber cómo reacciona frente a los fármacos, cómo se desarrolla una enfermedad o cómo procesa la información, de modo que podamos construir nuevos algoritmos usados en robots o procesar información de tareas complejas en las que el cerebro es muy eficiente", según ha apuntado Vicente Martín, del Centro de Supercomputación y Visualización de Madrid (CeSViMa).

La iniciativa tiene prevista una duración de diez años (2013-2023), dos y medio en la fase de lanzamiento que ahora comienza y 7,5 años más en la fase operativa posterior.

En la rueda de prensa, el coordinador español y representantes de las entidades españolas participantes en el HBP, han puesto en valor la representación de nuestro país, compuesta por 10 laboratorios de investigación de 7 organizaciones científicas, lo que supone el 8,7 por ciento del total de instituciones participantes y un 6 por ciento de los recursos concedidos por la Comisión Europea.