Pantoja sale de la cárcel para disfrutar seis días en Cantora

Isabel Pantoja

La tonadillera ha salido en la mañana de este jueves de la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), donde cumple una pena de dos años de prisión por un delito de blanqueo de capitales.

La cantante Isabel Pantoja ha salido en la mañana de este jueves de la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), donde cumple una pena de dos años de prisión por un delito de blanqueo de capitales, para disfrutar de un segundo permiso penitenciario de seis días, de manera que podrá pasar su cumpleaños --el día 2 de agosto-- en casa.

 

Pantoja, ataviada con unas gafas de sol, visiblemente sonriente y saludando a los medios de comunicación que la esperaban a la salida, ha abandonado la prisión de Alcalá de Guadaíra sobre las 11,10 horas acompañada por su hermano Agustín Pantoja, que la ha recogido en un vehículo de color rojo.

 

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 2 de Sevilla concedió este segundo permiso penitenciario de seis días a la cantante después de que la solicitud de permiso llegara al Juzgado con el informe favorable de la Junta de Tratamiento del centro penitenciario y con el informe igualmente favorable de la Fiscalía de Sevilla.

 

El juez concedió el mismo siguiendo el "criterio general que se aplica al segundo permiso de un interno", de manera que, "al no haber ningún cambio en la situación de la interna, el segundo permiso se rige por los mismos criterios que el primero".

 

Segunda salida

 

Pero todo ello ha cambiado cuando en este segundo permiso, Isabel Pantoja ha salido de manera diferente. Apresurada, con un objetivo claro el irse directamente al coche su hermano para refugiarse de la prensa, la cual tiene mucho, muchísimo que preguntar por su actual situación.

 

Su look también ha sido diferente, nada planificado del anterior. Más sencillo y más sobrio con una camisa en blanco y un pantalón corto en color caqui. Seguro que la prenda superior habrá sido confeccionada como la blusa roja que causó furor en los diversos talleres que se imparten en la cárcel.