Pablo Casado asegura que las elecciones serían un fracaso aunque al PP "no le dan miedo"

Pablo Casado este viernes en la nueva sede del PP de Ávila

El diputado del PP por Ávila asegura que un pacto de extrema izquierda con los secesionistas sería "letal" y pide a Pedro Sánchez que acabe con el "sainete" y se una al PP en un pacto "de estabilidad o de gobierno".

El vicesecretario de Comunicación del PP y diputado por Ávila, Pablo Casado, ha asegurado este viernes que las elecciones "no dan miedo" al Partido Popular, si bien ha reconocido que una nueva convocatoria sería "un fracaso y una decepción".

 

"Las elecciones no nos dan miedo", ha declarado en el acto de apertura de la nueva sede del Partido Popular en la capital abulense, en el que ha insistido en que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, debería optar por "un pacto de estabilidad o de gobierno" con el PP, en vez de "tomar el pelo".

 

A su juicio, Sánchez está a tiempo de acabar con el "sainete", al igual que Ciudadanos, porque "los españoles ya están hartos de juegos de circo".

 

Casado ha comparado a Sánchez con una actuación de Gila en la que "en realidad está hablando consigo mismo", pero ha dicho que "puede hacer un ejercicio de responsabilidad" y decidir que "pacta con los que suman", en "una base amplia, un gobierno reformista y de sensatez".

 

Antes de referirse al "callejón sin salida" al que va el país fruto de lo "letal" que es, en su opinión, "un pacto de extrema izquierda con los secesionistas", ha criticado a Podemos y a la consulta que van a hacer a sus bases.

 

"A saber lo que sale de esa consulta", ha manifestado antes de mostrar sus dudas a propósito de los resultados y de aludir a la que celebró la CUP "con un sorprendente empate con resultados de cuatro dígitos" que "debería estudiarse en la Universidad Complutense".

 

De la reunión entre PSOE, Ciudadanos y Podemos ha dicho que está de acuerdo con Pablo Iglesias en que "no se puede mezclar agua y aceite", algo similar al acuerdo de los socialistas y Ciudadanos, que ha resumido en "mucho ruido y pocas nueces".

 

Casado ha desechado los planteamientos de Podemos, "más propios de países de Latinoamérica y radicales de izquierda", a la vez que ha pedido explicaciones sobre la financiación del partido de Pablo Iglesias porque "no son capaces de explicarla".