Oxfam Intermón pide al Gobierno español que se comprometa para alcanzar un alto el fuego inmediato en Gaza y el fin del bloqueo

"La comunidad internacional y las partes en conflicto deben hacer todo lo posible para conseguir que la población de Gaza recupere su vida", aseguran en una nota.

Más información: 

http://www.oxfamintermon.org/emergencias/gaza

 

Link a la petición en Change dirigida al Presidente Mariano Rajoy: http://tinyurl.com/FranjaDeGaza

 

Para donativos, entra en  

http://www.oxfamintermon.org/emergencias/gaza
o envía un SMS con la palabra GAZA al 28018*  También llamando al 902 330 331 o 933 780 165 o en bancos o cajas de ahorros:

 

·       La Caixa - 2100-0765-81-0200111128 - ES92

·       Catalunya Caixa - 2013-0500-18-0213852415 - ES79 

·       BBVA - 0182-6035-46-0201506422 - ES81 

·       BANKIA - 2038-8978-10-6000234303 - ES49 

·       Santander - 0049-1806-92-2012020321 - ES86 

·       Banc Sabadell 0081-7011-10-0002179221 ES50

 

*Oxfam Intermón recibirá 1.20€ (importe íntegro del SMS). Colaboran MOVISTAR, ORANGE, VODAFONE. +18. Servicio prestado por Grupo Monsan. Apdo 287, 08184 Barcelona. 902 330 331. info@oxfamintermon.org. Coste sms 1,20 euros 
 

Oxfam (Oxfam Intermón en España) ha pedido al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en su rol de miembro de la UE, que trabaje para que las partes en conflicto alcancen un alto el fuego inmediato en Gaza y el fin del bloqueo de la Franja. "La comunidad internacional y las partes en conflicto deben hacer todo lo posible para conseguir que la población de Gaza recupere su vida", dicen.

 

La organización también ha lanzado hoy una acción para canalizar la indignación ciudadana ante las violaciones de los derechos humanos, invitando a la ciudadanía a sumarse a esta petición. 

 

"Los últimos días han sido los más mortíferos en Gaza: hay civiles, entre ellos mujeres y niños, entre la inmensa mayoría de las víctimas. Un niño muere cada hora. Los misiles siguen siendo disparados desde Gaza hacia Israel", explican. 

 

La organización condena la violencia contra los civiles de todas las partes, incluidas las acciones militares israelíes y el lanzamiento de cohetes palestinos. "El uso desproporcionado de la fuerza contra los civiles en Gaza debe parar", añaden. 

 

Sin un lugar seguro

 

"La población de Gaza está atrapada y sin un lugar seguro dónde huir. Más de 120.000 palestinos han huido de sus casas, pero no tienen ningún lugar seguro a dónde ir. Con el paso con Israel cerrado a causa del bloqueo, y la frontera con Egipto cerrada, la mayoría de las personas no pueden escapar de la violencia", se lamentan. 

 

"La violencia y los ataques aéreos hacen que sea extremadamente difícil y peligroso poder hacer llegar la ayuda a la gente, a pesar de las crecientes necesidades". Gran parte del personal y de las organizaciones locales con las que trabaja Oxfam se han visto también afectados por la violencia y han tenido que abandonar sus hogares.  

 

"Debido a que los ataques aéreos se han intensificado, se ha advertido a la gente para que abandone casi la mitad del territorio de Gaza. Sin embargo, con los bombardeos y los combates no hay prácticamente ningún lugar seguro dónde la gente pueda ir. Miles de familias desplazadas se han refugiado en escuelas, aunque por lo menos 85 escuelas han sido dañadas en las últimas dos semanas", denuncian. 

 

Escasez de agua potable

 

Las condiciones en las escuelas son cada vez más desesperadas ya que el agua potable, los alimentos y el refugio escasean. Oxfam está suministrando agua potable a 19.000 personas refugiadas en escuelas, una iglesia y una mezquita. Oxfam también está proporcionando agua al hospital de Al Shifa, en el que ha habido una afluencia masiva de víctimas civiles en los últimos días, entre ellos muchas mujeres y niños. Los hospitales y centros de salud han sido gravemente dañados. 

 

Los daños en los sistemas de agua y electricidad han causado la interrupción en el suministro de agua que abastecía a más de 1 millón de personas. La destrucción de las plantas de saneamiento implica el riesgo de contaminación del agua,  aumentando el riesgo de enfermedades. Sólo la mitad de las plantas de tratamiento de aguas residuales de Gaza están funcionando. La mayor parte de Gaza sólo recibe subministro eléctrico durante cuatro horas al día o menos.