Otra forma de hacer política – La fuerza del ejemplo

Por Félix de la Fuente

Dentro de unas semanas llegará de nuevo, si es que no ha llegado ya, la desilusión a la mayoría de los ciudadanos españoles. ¿Qué fue de tanta promesa hecha durante la campaña electoral?  ¿Qué fue de tanto bienestar que no acaba de llegar?

 

  El día que los partidos políticos tengan que responder ante los tribunales de justicia por promesas incumplidas, ese día desaparecerá la posibilidad de engañar al ciudadano.


Pero he aquí que un joven de Linares, Javier Bris Peñalver, de 23 años, arropado por otros jóvenes de su misma edad, acaba de demostrar  hay otra forma de hacer política. Javier, que ha luchado contra viento y marea para dar a conocer sus ideas, pues entre las cuotas de los afiliados de Linares y de sus compañeros de toda España no ha podido contar más que con 1.000 euros para la campaña de las municipales,  tenía sobre sus hombros una gran responsabilidad. El es el primer representante público de CILUS y no podía defraudar.  Su partido tiene en su programa luchar contra las subvenciones y el despilfarro, y Javi, en su primera intervención en la sesión del ayuntamiento de Linares ha actuado en consecuencia y ha presentado batalla. Ciento noventa mil euros tenían que ser destinados al funcionamiento de los concejales o grupos de concejales del Ayuntamiento de Linares, y esto a él, que sabe de muchos amigos  y jóvenes linarenses que están en paro, le pareció demasiado.


De momento ha logrado impedir que 190.000 euros fueran a engrosar las arcas de los partidos de Linares y ha propuesto que el 55% de esa suma se destine a planes de empleo. La batalla no ha hecho más que comenzar. La propuesta que presente Javi en las próximas sesiones, será tildada de populista, de utópica y de irreal. Los malos hábitos a que están acostumbrados los partidos políticos no se pierden fácilmente. Le pedirán que muestre un plan de inversiones ya acabado, como si se tratara de un ministro de economía.


Si en Linares, con unos 60.000 habitantes, se pueden ahorrar, sin impedir el trabajo de los concejales, 100.000 euros, quiere decir que en toda España, según esta proporción,  se podrían ahorrar unos 90.000.000 de euros y destinarlos a la creación de empleo, es decir estamos hablando de unos 14.840.000.00 ptas.  ¿Es poco? Esta es solo una de las varias partidas destinadas a los partidos políticos en las que se podría ahorrar.


Este es solo el primer paso. Ya  está dado. Pero no será el último que dé CILUS en esta dirección. Si los partidos políticos quieren recuperar la confianza del ciudadano, tienen que empezar dando ejemplo.  Robar es muy grave, pero despilfarrar es también “supergrave” y los ciudadanos están “supercabreados”.

 

Por Félix de la Fuente