Ortega Lara: "Vivo sin miedo, sin odio, pero sin olvido"

José Antonio Ortega Lara, fundador de VOX, posa junto a los Gigantillos de Burgos

José Antonio Ortega Lara y Santiago Abascal, son los fundadores del nuevo partido político VOX, que nace de la sociedad civil y con voluntad de regenerar la democracia en España y reconducir el país a la senda de los "valores humanos".

José Antonio Ortega Lara, natural de Montuenga, Burgos, tiene 58 años y es licencidado en Derecho y profesor de EGB. Trabajó como funcionario de prisiones en el Centro Penitenciario de Logroño, hasta que fue secuetrado por la banda terrorista ETA el 17 de enero de 1.996.

 

Tras 532 días de cautiverio, al ser liberado por la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el 1 de julio de 1997, fue conducido al Hospital Nuestra Señora de Aránzazu para pasar un reconocimiento médico, y acto seguido, al acuartelamiento de Intxaurrondo, donde fue recibido por su esposa Domitila, y por quien fuera el entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja. Ortega Lara, al entrevistarse con el ministro del Interior le dijo: "entiendo que su Gobierno no haya negociado con ETA..."

 

Señor Ortega Lara, después de 532 días secuestrado, ¿se puede entender que el Gobierno no negociara con sus captores?

 

Sí, cuando uno se encuentra en la situación que me encontraba yo, acabas asumiendo que eres una persona útil, especialmente para mis compañeros, en el sentido de que mientras yo estaba allí, cautivo, no había otros compañeros en esa situación. Ese sentido de la utilidad te mantiene vivo durante bastante tiempo, hasta que el aislamiento, las condiciones higiénicas, la soledad, te va minando poco a poco; también un poco el síndrome de Estocolmo.

 

Cuando yo salí de allí a la primera persona que le dije, mira, no estoy loco fue a mi cuñado, aunque le reconocí que me encontraba francamente mal. Pero siempre tuve claro que el Gobierno de Aznar no negociaría mi liberación. Y a día de hoy sigo pensando lo mismo. Si hubieran negociado, al día siguiente habrían secuestrado a otro compañero o a otra persona. "Una vez abierta la puerta tienes que volver a negociar". Lo entendía entonces y lo sigo entendiendo hoy. Mi familia entendía mi punto de vista, pero lo que sí que hacía era ejercer permanentemente presión sobre el Ministerio del Interior para que intentara solucionar de alguna manera el asunto. Un secuestro al que nunca le vi salida política ni económica, pero sí que recuerdo decirle a Bolinaga: "si yo hubiera tenido 200 ó 300 millones de pesetas, esto se hubiera resuelto hace tiempo", y me contestó: "hombre, eso ayudaría". Yo entendía la postura del Gobierno, lo que no entiendo es la postura del Gobierno actual, me cuesta mucho más.

 

¿Qué sensación le produjo el secuestro y posterior ejecución de Miguel Ángel Blanco a los pocos días de su liberación?

 

El secuestro de Miguel Ángel Blanco no era sino la crónica de una muerte anunciada. Ellos necesitaban animar a sus huestes, pues había supuesto un duro golpe la liberación de Ortega Lara, no podían dejarlo así. Fueron a por un objetivo fácil, Miguel Ángel; estaba muerto desde el primer día que lo secuestraron, a sabiendas de que el Gobierno tampoco iba a negociar las reivindicaciones de ETA, que era el traslado de todos los presos de ETA al País Vasco. Yo esto se lo comentaba a mis familiares cuando estaba en casa, y me decían, hombre, habrá alguna posibilidad... Yo les decía que no, a Miguel Ángel le van a matar, porque sino lo hacen van a transmitir un síntoma de debilidad, por el que ETA nunca se ha caracterizado, siempre ha sido taxativa, intransigente. 

 

¿Perdona Usted a sus captores?

 

Yo pensaba que me sería fácil, pero no. Me ha costado años, pero ahora ya sí. Soy una persona feliz. Fui el más desgraciado sobre la faz de la Tierra, pero ahora me considero feliz. Vivo sin miedo, sin odio, sin olvido, pero con perdón. No puedes vivir con odio; si vives con odio quien te haces daño eres tú mismo. La persona a la que odias, ni le interesa ni lo sabe, y ese odio del que te retroalimentas, perjucida a tu entorno familiar. Mi vida me pertenece al 50%, el otro 50% le pertenece a mi familia, y eso hay que tenerlo en cuenta. Al final lo que buscamos en esta vida es ser felices. Me ha costado mucho deshacerme de esa carga, no olvido, pero sí perdono, desde entonces vivo más libre.

 

¿Quien es José Antonio Ortega Lara?

 

Quién era, y quién es. O mejor dicho, quién era antes del secuetro, inmediatamente después, y ahora. Antes del secuestro, era una persona anónima, un funcionario de prisiones, que tenía el control absoluto de su vida, era una persona feliz con su familia, que vivía en el anonimato como millones de españoles, y en ese entorno me sentía bien.

 

Inmediatamente después del secuestro era una persona "esquizofrénica", por un lado estaba el José Antonio que llegó a su casa y le encantó volver a sentarse en su sofá donde solía leer y hablaba con su mujer o veía jugar a nuestro hijo, o veíamos la televisión. Por otro lado estaba el Ortega Lara mediático, que lo odiaba y huía de él en aquel momento. Llegué incluso a decirle a mi mujer que nos fuésemos a vivir a un convento, no quería estar en los medios de comunicación ni repercusión alguna en la vida pública. Me costó mucho tiempo asimilar que ambas personas eran la misma. Me ayudaron mucho dos psicólogas estupendas que tuve y con la ayuda del trabajo como terapia, llegaba a casa derrotado y cansado, cuando empecé a dormir bien y a sentirme útil, empezaron las cosas a mejorar. Ahí fue también cuando pude empezar a expresar todo lo que me había ocurrido, sacarlo de dentro, y es cuando me di cuenta de que mi problema podría tener una solución. Fui capaz de compartirlo como lo estoy haciendo ahora contigo.

 

¿Quién es Ortega Lara ahora? Ahora es una persona feliz, que vive para sí, para su familia, sin renunciar a mis ideas, nunca he renunciado, las mantengo, intento hacer cosas útiles, pero con una perspectiva distinta de la vida; me preocupan mucho menos los aspectos materiales y ahora me preocupan mucho más las cuestiones éticas y morales, la empatía. Yo ahora soy capaz de hacer cosas que antes no era capaz. Si veo una persona, y la miro a los ojos, soy capaz de saber cómo se siente esa persona, su estado de ánimo, si está sufriendo. Te acercas mucho más a la sensibilidad de la gente.

 

Por una parte he ganado, pero también de alguna forma me he vuelto una persona más desconfiada en ciertas cosas, pero es algo que forma parte del "guión" después de la experiencia por la que he pasado. Tengo alguna secuela física, psicológica también, pero creo que paulatinamente se van curando. El tiempo va curando. En general creo que soy una persona más sensible, pero hay cosas de mi vida que no puedo controlar y eso me "enerva", porque me gustaría poder controlarlas, pero el tiempo pasa para todos y es imposible echar para atrás el reloj.

 

¿Cómo es el día a día de Ortega Lara?

 

El día a día lo paso cuidando de mis hijos, estudio inglés, informática, colaboro con algunas asociaciones, hago trabajos altruistas, y ahora estoy, obviamente, comprometido con VOX, que es un partido de corte regenerador de la vida pública. Yo vivía cómodo en mi casa, pero llega un momento en el que te das cuenta de que te tienes que implicar en la vida pública, como lo hice cuando fui liberado de mi secuestro y dije: "esta postura hay que mantenerla", no se negocia con terroristas. El tiempo no sé si me dirá que he acertado o me he equivocado, pero no podía permanecer impasible con el panorama que tenemos en España.

 

España para mí es una pasión, es vivirla diariamente, y me gustaría dejarle a mis hijos una España mucho mejor que la que tenemos en la actualidad. Nuestros padres, que venían de una Guerra Civil, sacaron las familias adelante sin medios y con mucho esfuerzo y me parecería injusto que nosotros les dejásemos a nuestros hijos un país peor que el que nos dejaron a nosotros nuestros padres. De hecho mi hijo ya me comentó un día: "papá, ¿qué país nos estáis dejando"? No me gustaría llegar a viejo y que mis hijos o mis nietos me reprocharan que no he hecho nada por mejorar las cosas. Lo que tengo claro es que en la vida hay que intentar las cosas.

 

Desde 1986 hasta 2008, milita en el Partido Popular y.. decide abandonarlo. ¿Por qué?

 

Yo me di de alta en el Partido Popular en Mallorca, en marzo de 1.986. Los Gobiernos de Aznar para mí fueron un referente de lo que debía ser el PP, sobre todo la primera legislatura, me pareció magnífica. En la segunda cometieron errores, quizás por falta de decisión, o de convicción, simplemente porque se vieron inmersos en una política de negociación. Pero fue a partir de 2004, cuando vi que no me gustaban algunas líneas del ideario, era como si hubieran cambiado algunos de sus principios fundamentales, que habían formado parte de la identidad del Partido Popular.

 

Abandoné la militancia el 22 de mayo de 2008, no fue una decisión de que me levantara un día con mal pie, sino que fue una decisión que estaba ya meditada. Coincidió con el día en que a María San Gil, con la famosa ponencia del Congreso de Valencia, la ridiculizaron de todas las formas posibles, y aquello no lo podía soportar. María se había jugado la vida muchas veces, de hecho, estuvo presente en el asesinato de Gregorio Ordóñez, estaba con él. Me parecía injusto y pernicioso para lo que había sido siempre la línea de actuación del Partido Popular.

 

Aquello fue la gota que colmó el vaso. A día de hoy creo que dejar el PP, fue una decisión correcta, porque ya el PP había tomado un rumbo un tanto extraño, pero a día de hoy creo sinceramente que va sin rumbo. Cuando toda la línea política de un partido se basa en euros, eso es la fuente de "todo tipo de corrupciones", y es necesario tener convicciones, principios y valores, para poder generar una percepción popular favorable a tus postulados. Si no predicas con eso, es difícil que la gente te siga. Tienes que saber crear un estado de opinión, algo que la izquierda, por ejemplo, sabe hacer muy bien.

 

Nuesto Gobierno sólo habla de cifras, de porcentajes, pero no se les oye hablar de que debamos fortalecer los lazos de familia, ser honrados, ensalzar o respetar nuestros símbolos nacionales, buscar la excelencia, el bien común, respetar la vida, fomentar la natalidad, etc. Lo que Santo Tomás de Aquino llamaba la conciliación entre la razón y la fe. Jamás hablan de cosas éticas, nunca. Cuando me fui del PP, es como una relación amorosa, quien más quiere más pierde, fue doloroso.

 

Para transformar la sociedad, hay que empezar por la transformación propia. Cambios personales que nos lleven luego a convencer a los demás. Si un país se gobierna con principios y con valores, a la postre, creas riqueza. Nuestras leyes las podemos acatar, porque se imponen por Justicia, pero para aceptarlas, tienes que ver en ellas una "autoritas moral", sino, el acatamiento externo es meramente formal, nunca será de convicción. Esa esla diferencia entre la "potestas coercitiva" y la "autoritas moral". Hay sentencias judiciales en las que por ejemplo, la "potestas" la vemos, pero la "autoritas", no. 

 

¿Qué opinión le merece la derogación de la doctrina Parot?

 

(Risas), como dijo recientemente Maite Pagazaurtundua, "un atentado contra la democracia".  Cuando Zapatero llegó al poder, lo que hizo fue destituir al representante español en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y nombró al señor López Guerra; éste, más que actuar allí como un magistrado, actuó como un comisario político. Era favorable a la derogación de la doctrina Parot, porque la derogación de la doctrina Parot fue uno de los postulados que ETA impuso al Gobierno socialista en la famosa negociación, y los compromisos de entonces han sido asumidos por el Gobierno actual.

 

Rajoy al llegar al poder, podría haber destituido al Sr. López Guerra y haber explicado en el Tribunal Europeo y otras instancias, la naturaleza de ETA, qué perseguía y cómo actuaba, algo que sí se hizo en los gobiernos de José María Aznar. La sentencia del Tribunal Europeo sobre la derogación de la doctrina Parot les cogió a muchos miembros del Gobierno por sorpresa. Era un compromiso adquirido, y como tal, no sólo lo aplicaron a Inés del Río, sino a todos los demás, en cuestión de 24 horas.

 

Hay que recordar que las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, no son de obligado cumplimiento, su ejecución depende del gobierno de cada país. Hay sentencias como la de Banesto, que llevan años en el cajón. Sin embargo, ésta se ejecutó en 24 horas. En los gobiernos de Aznar sí que se explicó en Europa quién era ETA, estaba vigente el pacto por las libertades y contra el terrorismo, propuesto por el PSOE y que luego lo traicionó; se basaba en cuatro pilares básicos: la acción policial y judicial, la presión social en la calle, la iniciativa política en las instituciones españolas y europeas y el corte de las fuentes de financiación.

 

De todo aquello no ha quedado nada. Tras la negociación, lo que vemos es que a ETA, tras 40 años de asesinatos, se les ha regalado alguna de sus reivindicaciones históricas. Una de ellas, es estar en las instituciones, donde tienen dinero, poder e información. Tras la derogación de la doctrina Parot, se ha excarcelado más de 100 presos de la banda, sin tener que renunciar a las armas, sin colaborar con la Justicia, etc. Una tercera concesión que ha estado a punto de lograr, es la anexión de Navarra al País Vasco, cuando hace unos meses intentaron derrocar el Gobierno de Yolanda Barcina, en la Comunidad Foral de Navarra. No les ha salido bien, porque la operación ha sido chapucera, pero estoy seguro de que con el tiempo lo volverán a intentar, más organizados y con más aliados. 

 

¿Cree que hay separación de poderes en España?

 

No, en absoluto. La Justicia ha sido invadida por los políticos. Vemos cómo se reparten los nombramientos de los jueces en el Supremo y en el Constitucional entre los dos grandes partidos. Una de las promesas estrella del Sr. Rajoy era la despolitización de la Justicia, y sin embargo, una vez llegado al poder, lo que ha hecho ha sido repartirse los nombramientos con el PSOE. Lo que sí que hay en la Justicia, es buenos y malos profesionales.

 

Pero en las altas instituciones del Estado, no existe esa separación de poderes, como no la hay entre el Legislativo y el Ejecutivo. El Legislativo no es más que una mera correa de transmisión del Ejecutivo. Las asociaciones de jueces no han tenido capacidad de reacción ante este despropósito que tenemos en España. Muchos ciudadanos perciben por ello que la tutela judicial es más teórica que efectiva. Se está generalizando la percepción, sobre todo en los jóvenes, y esto es muy grave, de que en este país para triunfar hay que ser un sinvergüenza y un corrupto; eso es demoledor para un país.

 

Yo he leído muchas sentencias, creía en la Justicia, pero he llegado a darme cuenta de que hay personas que por delitos menores se les trata con mucha inquina, y a otras que comenten delitos graves, se les trata con consideración. Veo muchas contradicciones. La impresión que se está proyectando en la sociedad, no es sólo que la Justicia no es independiente sino que además depende del poder político. No tengo la convicción plena, pero sí la "sospecha razonable".

 

Vox nace un 16 de enero, y Usted fue secuestrado un 17 de enero. ¿No son fechas un poco dolorosas?

 

Fue por casualidad. No tiene nada que ver. Teníamos que buscar en la agenda un día que se pudiera hacer la presentación. VOX nace de la sociedad civil. La primera que tuvo la valentía de oponerse al bipartidismo fue Rosa Díez, con UPyD. Nosotros hemos venido después, con otros partidos como Podemos, Ciutadans y otros. Nacidos por el descontento que han generado los grandes partidos. VOX tiene un ideario que en algunos puntos coincide con esos partidos, pero no en su totalidad. VOX plantea un bloque compacto de reforma que el país necesita, reformas muy ambiciosas pero muy difíciles de vender, porque suponen una ruptura con el statu quo. En VOX no venimos a regalar subsidios, sino que apelamos al sacrificio tanto personal como colectivo, para poder sacar a España de esta situación.

 

¿Qué postulados tenemos? Pues el primero sería la unidad de España, estamos en una España imperfecta, pero hay sentimientos de solidaridad entre los ciudadanos de unas regiones y otras. Las naciones basadas en la pureza de la raza, es una aberración, y ya tuvimos experiencias suficientes en el S. XX para no caer en lo mismo. Ni pureza de la raza ni RH. España es imperfecta, pero la queremos unida. En segundo lugar, entendemos que el estado autonómico ha sido un fracaso. El intento fue bueno en la transición, pero no ha cumplido sus dos objetivos para el que fue concebido. Por un lado se pretendía satisfacer a los nacionalismos, algo que a la vista está no se ha conseguido y acercar la gestión de los asuntos públicos a los ciudadanos. Hoy en día los nacionalismos están más exacerbados que nunca, y en abierta rebeldía en el caso de la Generalitat catalana, y en el segundo caso, lejos de acercar la gestión de los asuntos públicos a los ciudadanos, lo que se ha hecho ha sido duplicar, cuando no triplicar, las administraciones. Incluso se han generado enfrentamientos entre las distintas administraciones, los ciudadanos de las distintas comunidades y se han elevado los costes a cotas estratosféricas.

 

Lo que se está consiguiendo es hipotecar el futuro de nuestros hijos. Otro punto que promueve VOX, es que el Estado recupere alguna de sus competencias, especialmente las de Sanidad y Educación. La Educación ha sido utilizada por los nacionalismos como un instrumento de adoctrinamiento férreo, no hay más que ver lo que está sucediendo en Cataluña, Baleares, País Vasco, o Valencia. En Sanidad, igualmente el gasto ha aumentado el doble cuando se transfirieron las competencias. La gestión ha mejorado algo, pero se dan disfunciones dramáticas como ha sido el caso de la niña que falleció a causa de la varicela en el Condado de Treviño.

 

Otro punto vital para VOX, para poder luchar contra la corrupción institucionalizada en nuestro país, es tener una Justicia independiente. Es la pescadilla que se muerde la cola. Debemos acometer una reforma en profundidad de la vida pública y conseguir que los nombramientos de los órganos de la Justicia sean designados por los propios miembros de la Justicia, no por los políticos. Otro punto esencial en VOX, es la defensa de la vida, la promoción de la familia y el fomento de la natalidad, en un país donde tenemos la pirámide poblacional invertida.

 

El aborto, implica la destrucción de un ser humano que es concebido, no ha nacido, pero que tiene vocación de nacer, no puede ser considerado como un derecho, sino que debe de ser protegido. Se han de establecer unos programas educativos y de apoyo a las mujeres que sin desearlo se han quedado embarazadas, programas no sólo de apoyo psicológico, sino de apoyo material, para que puedan llevar a cabo su embarazo hasta el final, y si no quieren a su hijo, puedan darlo en adopción; hay miles de familias en España deseosas de adoptar, y lo digo en primera persona porque soy un padre adoptante.

 

La familia es el núcleo central de la sociedad, si destruimos eso lo convertimos en algo anárquico. Hay que llevar a cabo políticas de estímulo de la natalidad, salvo que queramos cubrir el déficit con la inmigración. Otro punto es la recuperación del mercado único, promover la innovación, mejorar el sistema productivo. Hay que educar a los jóvenes en el espíritu emprendedor, sino el país estará abocado a ser un país de servicios. Antes éramos un país puntero en investigación, y ahora somos de los que menos patentes registramos.

 

Otro punto sería acometer una reforma de la Ley de Partidos, de la Ley Electoral y de la financiación de los partidos. Los candidatos deben ser elegidos por los propios militantes, no por el "dedo divino". Porque acaban obedeciendo las órdenes del jefe que les pone y no defienden los intereses de los votantes. Hay que abrir las listas, eliminar la disciplina de voto. Hay que buscar el interés del votante, no el del partido. En el tema de la financiación, en estos momentos el 80% proviene del erario público, y los partidos se han de financiar con las cuotas de sus afiliados y con donaciones privadas pero donde esté clara la procedencia del dinero y sin una contabiliadad B. El ambiente en este país se ha vuelto irrespirable. También hay que adoptar cambios de actitud personal, en España nos hemos instalado en el "Carpe Diem", en el tengo derecho a todo. Hemos de creer en nosotros mismos, y debemos hacerlo por nuestros hijos, por su futuro. Tenemos que buscar la excelencia, el bien común, honrar a nuestras víctimas, no sólo del terrorismo, también a nuestros soldados en misiones de paz, honrar nuestra lengua, nuestra bandera, no pueden ser bilipendiadas en actos públicos como sucede en la actualidad.

 

¿Qué le lleva a fundar VOX, y qué le ofrece este partido a los ciudadanos?

 

No ofrecemos cosas fáciles. Es un partido de corte regenerador, que intenta crear un estado de opinión favorable a todos los cambios que España necesita y que debemos hacer todos juntos, no cada cual por su lado. Nos lo demanda el deber. Recibimos de nuestros padres un país mejorado tras la guerra, y no podemos permitir entregarles a nuestros hijos un país peor. Tenemos la responsabilidad de regenerar la sociedad que tenemos. VOX se funda porque entendí que se estaban pervirtiendo muchos de los valores en los que yo siempre había creído, valores en los que también creen los dirigentes del PP, pero parece que los están dejando de lado.

 

No sé si nos dirigimos hacia un Estado Federal asimétrico, o hacia la desintegración total. Yo soy partidario de una España descentralizada administrativamente, respeto las peculiaridades civiles, lingüísticas, insulares, pero sin descentralización política. Un solo gobierno, un solo parlamento y un solo Tribunal Supremo. Creemos también que el Constitucional debería con el tiempo pasar a ser una sala del Supremo, para evitar la contraposición de sentencias donde el Constitucional constantemente le enmienda la plana al Supremo. También influyó en la creación de este partido, un comentario que me hizo mi hijo, cuando me dijo: "papá, vaya país nos estáis dejando", y eso es algo que me dolió. Las víctimas del terrorismo nos sentimos desamparados por el Gobierno, no nos sentimos respaldados.