Organizaciones medioambientales reciben con satisfacción la demolición de la presa de Umbrías

Varias organizaciones relacionadas con el Medio Ambiente han manifestado su satisfacción por la demolición de la presa de Umbrías en el rio Aravalle, en el término municipal de Umbrías, por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD)

La eliminación de esta presa fuera de uso, según señalan estas organizaciones, "permite retirar un absurdo obstáculo para las especies piscícolas, que de esta manera dejarán de ver interrumpidos sus flujos y migraciones en esa zona a partir de ahora. Se mejoran así las condiciones del ecosistema fluvial, una vez eliminado el efecto de barrera infranqueable que esta infraestructura suponía para la fauna piscícola, y se evita un riesgo para la seguridad para las personas y los bienes".

 

Aunque se ha ejecutado en fechas recientes, la demolición de esta presa era una actuación ya prevista en la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, elaborada en la época en la que Cristina Narbona era Ministra de Medio Ambiente.

 

Las organizaciones firmantes lamentan que "han tenido que pasar más de seis años para que se cumpliera lo establecido en la Resolución de 31 de octubre de 2006 de la Secretaria General para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático, del entonces Ministerio de Medio Ambiente, publicada en el BOE nº 275 de 17 de noviembre de ese año, por la que se formulaba la Declaración de Impacto Ambiental sobre la evaluación del proyecto 'Mancomunidad de Villa y Tierra de Pedraza, abastecimiento comarcal, conducciones y ETAP (Segovia)'. En ella se establecía como actuación complementaria de compensación ambiental la demolición del azud de la presa de Umbrías en el rio Aravalle, siendo el promotor de las obras AcuaNorte". A finales del pasado mes de enero, la CHD, el órgano sustantivo, resolvió autorizar las obras de demolición de la presa en cumplimiento de la citada Resolución.

 

Seis años en los que, según aseguran, "muchos particulares y colectivos, entre los que se encuentran asociaciones de pescadores, grupos ecologistas y otras organizaciones que persiguen la defensa de nuestros ríos, se han molestado en realizar numerosos recursos y escritos para que dicha Resolución no fuese olvidada por la Administración". Por ello, las diez organizaciones firmantes quieren agradecer encarecidamente ese esfuerzo a todas esas organizaciones y ciudadanos, así como a aquellos funcionarios de la CHD que se han preocupado por mejorar la dinámica fluvial y la calidad de nuestras masas de agua.

 

La ya demolida presa de Umbrías sobre el río Aravalle se ubicaba en un paraje de gran naturalidad y por lo tanto generaba un importante impacto tanto ambiental como visual. Este entorno ambiental de gran valor está expresamente recogido en diversas figuras de protección, pues el río Aravalle está integrado en el Lugar de Interés Comunitario (LIC) “Sierra de Gredos” y es también Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Además de estar integrado, por tanto, en la Red Natura de la Unión Europea, forma parte también del Parque Regional denominado Sierra de Gredos.

 

Esta presa se construyó a finales de los años 70 para dar servicio a una urbanización que nunca llegó a construirse. No prestaba por tanto servicio alguno y además, dadas sus dimensiones, se encontraba sometida a la normativa de seguridad de presas y embalses y su mantenimiento y conservación suponía unos costes muy elevados. Los firmantes afirman que "ninguna persona pública o privada manifestó interés alguno en asumir la titularidad de dicha presa y responsabilizarse de lo que ello conllevaba". Además de los importantes impactos ambientales que generaba la presa, los costes para el erario público que conllevaba su mantenimiento, explotación y cumplimiento de la normativa de seguridad de presas resultaban ser más elevados que los costes de su demolición, resultando la desaparición de esta infraestructura en indudables beneficios ambientales.

 

Por ello, las organizaciones arriba mencionadas animan a la CHD y al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) a que continúen la aplicación de la Estrategia Nacional de Recuperación de Ríos y avancen hacia una gestión del agua basada en el ahorro y la eficiencia de su uso.