Operación con 14 detenidos por el presunto sobrecoste de 82 millones en obras de AVE a Barcelona

Adif

La Guardia Civil ha iniciado este martes una operación que incluye registros en oficinas del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en Madrid y Barcelona.

La Guardia Civil ha detenido este martes a 14 empleados de la empresa pública de administración de infraestructuras ferroviarias Adif en una operación por el presunto sobrecoste de más de 82 millones de euros en tres obras de la alta velocidad en la zona de la estación de La Sagrera, en Barcelona.

 

También se están llevando a cabo registros en 15 domicilios en Barcelona y Madrid, tanto particulares como sedes profesionales de los diversos entes públicos y privados que participan en las obras, ha informado este martes la Fiscalía Anticorrupción en un comunicado.

 

La operación la dirige el Juzgado de Instrucción 26 de Barcelona a partir de una querella de la Fiscalía Especial contra la Corrupción, que comenzó la investigación en noviembre de 2014 y tras recibir una denuncia presentada por el presidente de Adif.

 

 

Esta denuncia, presentada por Adif a la Fiscalía, manifestaba que en tres obras públicas de la alta velocidad en la zona de la estación de La Segrera de Barcelona se habían detectado dobles mediciones que reflejaban diferencias sustanciales entre la obra certificada como realizada y la que en realidad se había ejecutado.

 

De esta forma, presuntamente se emitieron de forma reiterada e intencionada sucesivas certificaciones de obra con importes muy superiores a los trabajos que en realidad realizaron las empresas contratistas; la denuncia de Adif cuantifica el cobrecoste total de las tres obras en más de 82 millones.

 

Son tres proyectos: la construcción de los accesos a la estación de la Segrera, la construcción de la estructura de la misma estación y la construcción de la plataforma de la línea de alta velocidad en el sector Sant Andreu del tramo La Sagrera-Nudo de la Trinidad.

 

"INDICIOS SÓLIDOS"

 

La Fiscalía ve indicios de que en la trama no solamente han participado funcionarios directamente relacionados con las obras sino también diferentes empleados de empresas privadas colaboradoras, y personas directivos de las empresas contratistas beneficiadas por el desvío de dinero público.

 

La Fiscalía ve "indicios sólidos" de que el falseamiento de las certificaciones de obra respondía a la intención de favorecer indebidamente a las empresas contratistas, que presuntamente habían estado percibiendo de este modo sumas de dinero muy superiores a las que realmente les correspondía recibir.