Once jóvenes con discapacidad han participado en el Campus Inclusivo de la Universidad de Salamanca

El objetivo es que los estudiantes tengan la posibilidad de incorporarse al mercado laboral, con acceso a empleos de calidad.

Veinte estudiantes, once de ellos con discapacidad, han participado durante esta semana en el Campus Inclusivo de la Universidad de Salamanca, en el marco del programa nacional ‘Campus Inclusivos. Campus sin Límites 2014’, impulsado por Fundación ONCE y Fundación Repsol con el fin de promover el acceso a la universidad de estudiantes con discapacidad.

 

El acto de clausura ha tenido lugar este viernes y ha contado con la presencia del Rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández; el Presidente del Consejo Territorial de Castilla y León de la ONCE, Miguel Díez; la Comisionada para Universidad, Juventud y Planes Especiales de Fundación ONCE, Isabel Martínez; la responsable del proyecto del área de Educación y Formación de Fundación Repsol, Natalia Álvarez; la Vicerrectora de Atención al Estudiante y Extensión Universitaria de la Universidad de Salamanca, Cristina Pita, y el Director del Servicio de Asuntos Sociales, José Antonio Fuertes.

 

Además, dos de los estudiantes que han participado en esta iniciativa, Jose Juan García y Valeria Martínez, han compartido su experiencia durante el evento.

 

El objetivo de la iniciativa, que cuenta con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, es ayudar a estudiantes con discapacidad a incorporarse en todas las dimensiones de la experiencia universitaria, como una forma de aumentar su presencia en los estudios superiores.

 

Asimismo, se pretende incentivar que las universidades españolas continúen avanzando en su proceso de adecuación a las necesidades y capacidades de sus futuros estudiantes con discapacidad, propiciando la plena inclusión de los mismos en el ámbito de la Educación Superior.

 

Para ello, los estudiantes con y sin discapacidad procedentes de segundo ciclo de la ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos de Ávila, Salamanca, Valladolid y Zamora, han convivido en una residencia universitaria durante siete días, y han tenido la posibilidad de entrar en contacto con la oferta de recursos disponibles en la universidad, además de conocer de primera mano cómo es el día a día académico y realizar actividades de divulgación académica, cultura y ocio.

 

Durante el desarrollo de todas las actividades de este programa han estado presentes permanentemente varios técnicos del Servicio de Asuntos Sociales (SAS) de la universidad, que han garantizado el desarrollo adecuado de las actividades, así como dos monitores de apoyo, un psicólogo y dos intérpretes de Lengua de Signos Española.

 

El número de matriculados en la Universidad de Salamanca durante el curso académico 2014-2015 es de cerca de 25.000 estudiantes, de los cuales 250 son personas con discapacidad.