Omeprazol: Uno de cada tres usuarios no debería tomarlo

Omeoprazol

El omeprazol es uno de los medicamentos genéricos más utilizados en España, el que más en 2013 según un informe anual del Ministerio de Sanidad, y se usa como protector gastrointestinal, en especial en quienes están en tratamiento con varios medicamentos.

Sin embargo, en muchos casos no siempre es necesario, como demuestra un estudio de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), que ha descubierto que hasta el 38 por ciento de los pacientes que recurren al omeprazol como protector de estómago no tendrían necesidad de tomarlo porque su tratamiento farmacológico no es gastrolesivo.

 

Así se desprende de los resultados de una encuesta realizada en varias oficinas de farmacia que también muestra como el 25 por ciento de los pacientes a los que se receta este medicamento admite un consumo de alcohol, un 21 por ciento fuma y un 65 por ciento bebe café, lo que hace que el fármaco no resulte efectivo por completo a pesar de su ingesta.

 

La mayoría de participantes que admitieron usar omeprazol lo hacían por prescripción de su médico pero hasta un 14 por ciento de usuarios lo hacían sin receta médica, lo que se asocia directamente con hábitos poco saludables como el abuso del alcohol, del café o los excesos alimenticios.

 

"Los usos puntuales se llevan a cabo por gente que lo toma antes de una comilona, para prevenir los efectos de una resaca, porque comen habitualmente fuera de casa, por una molestia puntual del estómago", ha destacado Carlos Vázquez, uno de los autores del estudio, que denuncia la "gran desinformación" que existe sobre su uso.

 

Sobre todo, ha explicado, porque este fármaco "no tiene un efecto inmediato" sino que su uso es fundamentalmente preventivo, ya que "la efectividad máxima se logra a las dos semanas de tratamiento y tomarlo de forma puntual no tiene ninguna utilidad".

 

EFECTOS SECUNDARIOS

 

Entre los efectos secundarios más frecuentes destacan cefalea, dolor abdominal, diarrea, gases, náuseas o estreñimiento. Además, se está estudiando el efecto que puede tener en la absorción de la vitamina B12 y el magnesio, porque estos dos elementos necesitan el ácido gástrico para ser absorbidos y el efecto de los inhibidores de la bomba de protones podrían ser responsable de un déficit de ambas.

 

Además, ha añadido este experto, "la dosis o el horario en el que los tomamos pueden reducir su efectividad", que aconseja tomarlos en ayunas y unos 30 minutos antes de la primera comida, ya que la presencia de alimentos, reduce su absorción y por tanto su efectividad.

 

No obstante, hay excepciones, por ejemplo, en la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) nocturna. En estos casos debe tomarse antes de la cena, porque es más efectivo que si se toma en ayunas. Además, la dosis debe ser individualizada en función de las características del paciente y de su respuesta al tratamiento.