Observan en directo por primera vez el desenlace de una estrella como el Sol

Astrónomos han observado en directo y por primera vez el cambio de una estrella parecida al Sol a nebulosa planetaria, el fin previsto de nuestro sistema en 5.500 millones de años.

   

El estudio, liderado por Olga Suárez, una investigadora española del Observatorio de la Costa Azul (Niza, Francia), y en el que participan investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y del Centro de Astrobiología (CAB-INTA), ha sido publicado en The Astrophysical Journal del 10 de junio de 2015.

 

Las estrellas con masas similares a la del Sol terminan su vida en forma de nebulosa planetaria: expulsan las partes externas de su envoltura y su núcleo calienta el material expulsado, que brilla mostrando formas magníficas.

 

El nacimiento de una nebulosa planetaria se pensaba lento en comparación con las explosiones mucho más intensas de las estrellas masivas que forman las supernovas, pero la nueva investigación muestra la transformación en directo de la estrella IRAS 15103-5754 en nebulosa planetaria.

 

Esta estrella forma parte de un grupo de 16 objetos conocidos con el nombre de 'water fountains'. Son estrellas evolucionadas que presentan eyecciones de materia que se detectan gracias a una radiación muy intensa producida por el vapor de agua presente en su envoltura. Aunque las estrellas de este grupo no son todavía nebulosas planetarias, una de ellas - IRAS 15103-5754 - está cambiando de fase y empieza su camino hacia la muerte estelar.

 

El estudio presentado aquí muestra la evolución en tiempo real de esta estrella y su entrada en la fase de nebulosa planetaria. Los científicos han observado esta estrella en varias ocasiones con el interferómetro-radio ATCA2, en Australia. Estas observaciones presentan variaciones en la emisión en ondas de radio de la estrella en sólo 2 años.

 

Estas variaciones muestran por una parte el efecto producido por los campos magnéticos en la emisión de la estrella, y por otra parte muestran que la estrella acaba de entrar en la última etapa de su vida, a partir de la que toda su materia volverá al espacio interestelar y ella misma se convertirá en una enana blanca.