Observan con gran detalle los rayos X expulsados por un agujero negro tras tragarse una estrella

Agujero negro

Pero, a veces, una estrella pasea demasiado cerca de uno e interrumpe su calma, poniendo en marcha espectaculares 'fuegos artificiales'.

Aproximadamente el 90 por ciento de los agujeros negros más grandes en el Universo conocido están en reposo, lo que significa que no están devorando activamente la materia y, en consecuencia, no emiten ninguna luz u otra radiación. 


Los astrónomos de la Universidad de Maryland y la Universidad de Michigan son los primeros en documentar los rayos X rebotados en lo más profundo de las paredes de un agujero negro, llamado Swift J1644 + 57, tras tragar una estrella. Es la primera vez que se han hecho observaciones tan detalladas para un agujero negro supermasivo en un estado tan latente.

Además, la metodología del equipo podría abrir la puerta a mediciones fiables de giro del agujero negro en un futuro próximo, según han apuntado los expertos. Los resultados se han publicado en 'Nature'.

"La mayoría de los eventos de interrupción de la hibernación de un agujero negro no emiten rayos X de alta energía. Sin embargo, ha habido al menos tres eventos conocidos de este tipo y este es el primero que ha sido capturado en todo su apogeo", ha indicado el científico Erin Kara.

A su juicio, este trabajo ha traído excelentes datos. Según ha explicado, este evento observar "muchas cosas nuevas e interesantes".