Obama felicita a Rajoy por la mejoría económica pero le lanza un 'aviso' sobre el paro juvenil

Obama y Rajoy, en la comparecencia tras su encuentro oficial. Foto: EP

Rajoy asegura ante Obama que hará lo posible para formar gobierno y pide a los partidos "no jugar con fuego". Obama dice que trabajará con cualquier gobierno que se forme en España pero ve importante que sea "estable"

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha trasladado al presidente de EEUU, Barack Obama, su disposición a hacer todos los esfuerzos posibles para formar Gobierno, ya que una nueva repetición de elecciones sería "una broma de mal gusto". De hecho, ha subrayado que llevan "mucho tiempo" en funciones y, aunque "de momento esto no ha afectado" a la economía, ha aconsejado a los partidos no "jugar con fuego" promoviendo unas terceras elecciones.

 

Así se ha pronunciado Rajoy en una comparecencia conjunta con Obama en el Palacio de la Moncloa tras un encuentro de poco más de 45 minutos, un día después de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, confirmara ante el Comité Federal de su partido que los diputados socialistas votarán 'no' a la investidura del candidato del PP.

 

Por su parte, el presidente de los EEUU ha felicitado a Mariano Rajoy y a los españoles por el "progreso económico de los últimos años", aunque ha advertido que "debe seguir mejorando" en aspectos como las perspectivas de los jóvenes desempleados. "Ha sido un camino difícil pero muchos de los cambios efectuados están empezando a dar resultados", ha subrayado.

 

Dicho esto, el mandatario norteamericano ha trasladado al jefe del Ejecutivo que Estados Unidos trabajará con cualquier gobierno que se forme en España, si bien ha añadido que es importante para su país que haya un gobierno "estable" y que funcione "bien"Eso sí, ha insistido en que la naturaleza de la relación y los nexos entre ambos países no depende de cuál será el partido que ocupe el poder porque hay muchos temas comunes e intereses de fondo que les unen. Por eso, ha dicho tener confianza en que sea cuál sea el Gobierno que se forme en España podrán trabajar con él de forma eficiente.

 

El jefe del Ejecutivo ha agradecido a Obama que haya mantenido su visita a España después de los "graves acontecimientos" que se han producido en Dallas (Texas) -asesinato de cinco policías el pasado jueves durante una marcha pacífica contra el racismo- y le ha trasladado que tras las elecciones generales del pasado 26 de junio hará lo posible para que haya gobierno en España cuando antes.

 

"Le he dicho al presidente Obama que yo haré por mi parte todos los esfuerzos que sean necesarios para formar gobierno a la mayor celeridad posible. Creo que el hecho de que se hayan repetido las elecciones por primera vez en España fue una mala noticia, pero que se volvieran a repetir sería una broma y, una broma de muy mal gusto que afectará a la economía española y a nuestro crédito dentro y fuera", ha manifestado.

 

 

OBAMA Y LOS POPULISMOS

 

Preguntado si teme un auge de los populismos en los dos países, el presidente de Estados Unidos no ha querido entrar a valorar nada relativo a las elecciones que se celebrarán en su país en noviembre y que enfrentarán a la demócrata Hillary Clinton con el republicano Donald Trump porque es el "pueblo estadounidense el que tiene que decidir". "Lo que sí diría es que tengo mucha confianza en el pueblo estadounidense, su generosidad, sus valores, su decencia y su sentido común", ha exclamado, para admitir que hay "conexiones" entre voces populistas tanto en Estados Unidos como en Europa, poniendo como ejemplo lo que ha ocurrido con el 'Brexit' en Reino Unido.

 

Dicho esto, el presidente de Estados Unidos ha insistido en que hay que apostar por una integración equitativa y que no ayude solo a las élites porque si crece la desigualdad y hay ciudadanos "rezagados", se va a ver un crecimiento del populismo "bruto, crudo" que en realidad va a "dividir" a la sociedad.

 

​Obama ha indicado que eso no favorece a nadie y ese tipo de política populista puede ir en aumento. Por eso ha apostado por encauzar la situación, de forma que haya equidad y los trabajadores tengan un empleo y sueldos justos, para que las cosas a ambos lados del atlántico vayan bien.

 

 

RAJOY PIDE RESPONSABILIDAD

 

El presidente del Gobierno ha recordado que España tiene "algunas cosas urgentes por delante" como la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 y el techo de gasto con el objetivo de dar normalidad a la situación y continuar con la senda de crecimiento económico y empleo. Rajoy ha citado una vez más sus cinco objetivos (empleo, bienestar social, lucha contra el terrorismo, unidad de España y mantener la política exterior y de defensa). "Sobre esa base se puede construir y se debe construir porque llevamos mucho tiempo con un Gobierno en funciones. De momento esto no ha afectado a la situación de la economía, se está creando empleo, creo que este año va a ser bueno en materia de crecimiento económico, pero no debemos jugar con fuego", ha avisado a los demás partidos.

 

Sin embargo, el presidente del Gobierno se ha mostrado confiado en que esta semana -en la que tendrá contactos con Ciudadanos y Podemos y previsiblemente también con el PSOE- "todo el mundo va a actuar con responsabilidad" para que España tenga "pronto" un gobierno.

 

 

GRANDES RELACIONES BILATERALES

 

En su intervención, Rajoy ha subrayado que las relaciones bilaterales entre España y EEUU "son magníficas desde todos los puntos de vista" y ha detallado que durante la reunión han hablado también del Brexit, de la OTAN, de Colombia, de Venezuela y de Cuba, entre otros temas "El presidente Obama es un buen amigo de España y de los españoles, una persona seria y comprometida, y esperamos que vuelva pronto", ha indicado Rajoy.

 

Por su parte, Obama ha admitido que, aunque ha tenido que reducir la visita ante lo que ha sucedido en Dallas, quería acudir a España a ver a "un aliado de tanta importancia" y a un país "amigo" antes de finalizar su mandato. De hecho, ha dicho que espera que no pasen otros quince años hasta que un presidente americano vuelva a visitar este país.

 

 

Noticias relacionadas