Nuevos ataques de lobos y buitres en Cepeda la Mora y Navacepeda de Tormes

Matan a dos terneros
La `Alianza por la Unidad del Campo´, que forman las organizaciones UPA y COAG de Ávila, denuncia que este fin de semana ha sido especialmente gravoso para los ganaderos de extensivo de nuestra provincia.

Un ataque de buitres leonados ha acabado con un becerro de cuatro días que seguramente en un despiste de la madre al separarse de su ternero fue atacado por estas aves carroñeras en la localidad de Navacepeda de Tormes, pocos días después del ataque sufrido por otro ganadero en la localidad de la Hija de Dios.

Se trata de un tema muy serio y que debe ser abordado por la Junta de Castilla y León puesto que los ataques cada vez son más habituales, por lo que desde UPA y COAG exigen que la Administración regional tome conciencia real del cada vez mayor riesgo de ataques al ganado por parte de los buitres.

Ambas organizaciones llevan denunciando desde hace tiempo ante la Administración regional lo que está ocurriendo en nuestra provincia con la gran cantidad de buitres que hay, y el peligro que supone este hecho al no haber zonas específicas de comederos o muladares. En este sentido, solucitan que a través de ayudas se compense económicamente los daños producidos en el ganado.

Por otro lado, los lobos han vuelto a atacar en una explotación de la localidad de Cepeda de la Mora. También este incidente se ha producido este fin de semana y ha tenido lugar en uno de los municipios `más acosados´ por la fauna salvaje.

El daño producido podría rondar los 600 euros, que tendrá que asumir el ganadero, que por otro lado no es la primera vez que sufre en su explotación el ataque de lobos.

UPA y COAG recuerdan la situación de indefensión en la que se encuentran los productores de un municipio como Cepeda de la Mora que además sufren en primera persona la cada vez mayor presencia de jabalís, corzos y resto de fauna salvaje.

Por este motivo, solicitan a la Administración regional la reducción y control de la fauna, que constituyen una plaga que dañan nuestros ganados y cultivos, que incluso pueden provocar accidentes y que de hecho suponen un peligro sanitario para la cabaña ganadera.

Ambas organizaciones piden indemnizaciones justas por la totalidad de los daños soportados por los agricultores y ganaderos, con valoraciones justas y acordes al daño, sin necesidad de suscribir seguros, y que permitan cubrir los altos costes que tienen que asumir cada vez que se produce un ataque en las explotaciones agrarias.