Nuevo intento en Ávila de un "secuestro virtual"

Foto: Europa Press

El falso secuestro virtual consiste en llamar a una persona haciéndole creer que un familiar cercano ha sido secuestrado y será torturado si no paga de inmediato un rescate.

Ante un nuevo intento en la capital abulense del conocido como “secuestro virtual”, desde la Comisaría de la Policía Nacional en Ávila se recuerda la forma de actuar de este tipo de delincuentes.

 

Las llamadas se realizan tanto a teléfonos fijos como a móviles, y en la misma, una voz, generalmente con acento sudamericano, le dice a la víctima que tienen a un familiar secuestrado, y que deben pagar una determinada cantidad de dinero para su liberación. Incluso se pone al teléfono una persona simulando ser el secuestrado, quien entre lamentos y con un tono muy alterado para dificultar que la víctima reconozca la voz, pide que paguen el dinero para impedir que le hagan daño.

 

La llamada se prolonga en el tiempo para evitar que la víctima pueda corroborar la veracidad del secuestro, y para que realice el pago de forma rápida siguiendo las instrucciones que le va dando en directo el falso secuestrador, ya sea mediante transferencia electrónica o a través de oficinas de envío de dinero.

 

El objetivo que persiguen es el envío rápido de dinero, por lo que piden cantidades pequeñas, fácilmente disponibles en poco tiempo por la víctima.

 

La forma de actuar de estos delincuentes es realizar numerosas llamadas a azar, hasta que conseguir que alguien “pique”.   

 

Como normas de seguridad se recomienda:

 

•    Las llamadas suelen proceder de números de teléfono extranjeros (generalmente con prefijo +569 que pertenece a Chile) y en este caso no aceptar la llamada. No obstante no se descarta que puedan tener otra procedencia, incluso nacional.


•    Si se acepta la llamada tener claro que es una estafa, no es un secuestro real.


•    En ningún caso facilitar datos sobre nombre de familiares, direcciones, trabajo, cuentas bancarias, números de teléfono, o cualquier otro dato personal del entorno familiar.


•    Comprobar qué tipo de información figura en los nuestros perfiles públicos de las redes sociales.


•    Comunicar los hechos inmediatamente a la Policía a través del teléfono 091 de la Policía.

 

 

Noticias relacionadas