Nuevo fraude de una marca: Mitsubishi falseó los consumos de 600.000 coches

Logotipo Mitsubishi

La marca japonesa admite que modificó los datos de consumo de 600.000 motores que usó para sus coches y que vendió también a Nissan. Se vendieron en Japón, pero ya se analiza si hay unidades afectadas fuera de su mercado.

El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi ha admitido que modificó los resultados de consumos de combustible de más de 600.000 vehículos, lo que ha provocado un desplome del 15% de su cotización en Bolsa. Mitsubishi indicó en un comunicado que los vehículos afectados del modelo eK y similares suministrados a Nissan, fabricados desde junio de 2013, corresponden a 150.007 unidades de vehículos Mitsubishi y a 460.008 unidades fabricadas por la compañía y comercializadas por Nissan.

 

La compañía nipona, que comercializó más de un millón de vehículos en todo el mundo durante el pasado ejercicio, señaló que ha paralizado la fabricación y la venta de los modelos afectados por esta modificación de los consumos "ilegal" y resaltó que, más adelante, hablará de una posible compensación. La empresa asiática explicó que se ha puesto en contacto con el Ministerio de Territorio, Infraestructura y Transporte de Japón para comunicarle que ha detectado "operaciones ilegales" que se estaban llevando a cabo en lo referente al consumo de algunos de sus vehículos.

 

"También hemos encontrado que se estaba adoptando un método de pruebas diferente al definido por la legislación nacional", añadió la corporación, que se disculpó "profundamente" tanto con sus clientes como con sus accionistas. La empresa resaltó que Nissan detectó una "discrepancia" en el consumo de combustible de los vehículos suministrados por Mitsubishi, por lo que ésta inició un proceso interno de evaluación que localizó que se estaban utilizando "valores ventajosos de resistencia", lo que ayudada a obtener unos consumos más bajos.

 

Al mismo tiempo, la empresa señaló que, con motivo de la gravedad de los hechos, ha decidido poner en marcha una ronda de consultas en sus mercados fuera de Japón en relación con sus vehículos. La compañía subrayó, a su vez, que ha creado un comité especial para el estudio de esta situación, que estará formado de forma exclusiva por expertos externos que trabajarán con independencia y que publicarán un informe al respecto.

 

Las acciones de Mitsubishi cerraron la cotización con un precio de 733 yenes (5,9 euros al cambio actual) por cada título, lo que representa un desplome del 15% en comparación con el cierre de la jornada anterior.