Nueva imagen, motores y contenidos tecnológicos para la puesta al día del Peugeot 508

El renovado Peugeot 508.

Peugeot pondrá a la venta en septiembre la primera actualización de su berlina, que adopta una nueva calandra y luces LED, nuevas suspensiones, dos motorizaciones inéditas, pantalla táctil...

La firma automovilística francesa Peugeot iniciará durante el próximo mes de septiembre la comercialización en el mercado español de la versión renovada de su modelo 508, que dispone de un diseño exterior renovado, así como con un mayor contenido tecnológico y con mayor dinamismo.

 

El diseño exterior del nuevo modelo de Peugeot, que se lanzará tanto en versión sedán como familiar (SW), destaca por contar con una nueva parrilla delantera que incorpora el logotipo de la marca y con una colocación más vertical, que tiene el objetivo de ofrecer una imagen más estatutaria. Asimismo, el nuevo 508 de la firma del león incorpora un sistema de iluminación que utiliza tecnología LED, tanto en las luces delanteras, como en las traseras y en las diurnas. La longitud total del coche se sitúa en 4,83 metros, lo que supone un aumento de 38 milímetros en comparación con su predecesor.

 

Uno de los aspectos en los que también ha mejorado al compararlo con el 508 es en el dinamismo de conducción. Para ello, Peugeot ha renovado el sistema de suspensión, tanto el delantero como el trasero, al tiempo que ha dotado al coche de una gama completa de motorizaciones con más prestaciones y más eficientes.

 

Así, el nuevo modelo de la marca automovilística francesa se ofrecerá inicialmente en el mercado español con una mecánica de gasolina THP de 1.6 litros y 165 caballos, asociada a una caja manual o a una automática, ambas de seis marchas. También podrá montar un propulsor diésel BlueHDi de 2.0 litros y 150 caballos con la transmisión automática de seis velocidades.

 

Otra versión del nuevo 508 será la híbrida RXH, similar a la que se monta en el coche actual, y que combina un motor diésel de 163 caballos con uno eléctrico de 37 caballos. Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de este automóvil son 85 gramos por kilómetro y su consumo, de 3,3 litros por cada cien kilómetros.

 

Por otro lado, el vehículo ha experimentado una sensible mejora en cuanto al nivel tecnológico, ya que puede disponer de una pantalla táctil a color de siete pulgadas y del sistema Head Up Display. Además, el coche incorpora como principales novedades el asistente de ángulo muerto y la cámara de visión trasera.