Nubes de color azul sobre la Antártida avisan del calentamiento global

Datos recibidos desde la nave espacial AIM de la NASA han mostrado que las nubes noctilucentes que aparecen sobre la Antártida cada verano austral son como un gran "bombilla geofísica". 

Vuelven todos los años a finales de primavera, alcanzando su intensidad plena durante un período de no más de 5 a 10 días.

 

A medida que avanza diciembre, un gran banco de nubes noctilucentes se inertiza sobre la Antártida. Comenzó este año el 20 de noviembre como una pequeña nube de color azul eléctrico y se expandió rápidamente para superponerse a casi todo el continente. AIM está monitoreando el progreso de las nubes a medida que se arremolinan y ondulan alrededor del polo sur.

 

"Las nubes aparecieron sobre el polo sur antes de lo habitual este año", dice el miembro del equipo científico del AIM, Cora Randall , del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial en Colorado. "Desde que se puso en marcha AIM , sólo en la temporada 2009 se produjo un inicio más precoz", dijo.

 

Las nubes noctilucentes son las nubes más altas de la Tierra. Sembradas de meteroides en desintegración, se forman en el borde del espacio 83 kilometros por encima de la superficie terrestre. Cuando la luz incide en los diminutos cristales de hielo que forman estas nubes, parecen brillar intensamente en un tono azul eléctrico.

 

En el verano austral es cuando estas nubes están más brillantes y más extendidas. Las nubes se iluminan sobre el polo sur de noviembre a febrero, y se desplazan hacia el polo norte, entre mayo y agosto .

 

¿Por qué en verano? La respuesta tiene que ver con los patrones de viento y el flujo de humedad en la atmósfera. El verano es el momento en el que un mayor número de moléculas de agua se cuela desde la atmósfera inferior para mezclar con el 'humo de meteoros' en el borde del espacio. Curiosamente, el verano es también la época en que la atmósfera superior es más fría, lo que permite que los cristales de hielo se formen.

 

En los últimos años se han intensificado y extenido estas nubes. Cuando las nubes noctilucentes se observaron por primera vez en el siglo XIX, había que viajar a las regiones polares para verlas. Desde el cambio de siglo, sin embargo, han sido vistos tan cerca de la línea ecuatorial como en Colorado y Utah.

 

Algunos investigadores creen que esto es una señal de cambio climático. Uno de los gases de efecto invernadero que se ha vuelto más abundante en la atmósfera de la Tierra desde el siglo XIX es el metano.

 

"Cuando el metano se abre paso en la atmósfera superior, es oxidado por una compleja serie de reacciones para formar vapor de agua ", explica el profesor de la Universidad Hampton James Russell, investigador principal de AIM . "Este vapor de agua adicional está disponible entonces para hacer crecer cristales de hielo".

 

Si esta idea es correcta, las nubes noctilucentes son una especie de advertencia para uno de los gases de efecto invernadero más importantes. Y eso, dice Russell, es una gran razón para estudiarlas.