Nos quedamos sin Nariz de Oro

Nueve sumilleres abulenses compitieron ayer en la tercera semifinal por conseguir un puesto para la Final de la XXII Nariz de Oro. Ninguno de ellos quedó entre los 9 clasificados para conseguir este preciado galardón. Además de los mejores catadores se elegían también los mejores “caldos” de España

Paco, Miguel, Marta, Pablo, Eva, María, Víctor, Jesús y David son los nueve sumillers de Ávila que ayer participaron en la tercera semifinal, la de la zona centro de España, para conseguir la preciada Nariz de Oro, que este año ya va por su XXII edición.

 

Tuvieron que “verse” y “olérselas con cuarenta y tres representantes de Madrid, Castilla la Mancha y Castilla y León. Y por desgracia ninguno pasó el corte, quedando entre los nueve primeros. Y eso que son capaces de distinguir un sinfín de vinos y otros destilados.

 

Otra vez será, y a seguir bebiendo, pero con moderación.

 

Nariz de oro

 

El concurso que premia a aquel sumiller capaz  de distinguir un vino en una copa negra, guiado sólo por su olfato. La competición está organizada por la revista Vino+Gastronomía y patrocinada por Azpilicueta, Dinastía Vivanco, Bodegas Torres, Vilas del Turbón, Chef & Sommelier y Chivas Regal. Reunió a la mejor cantera de sumilleres del centro del país en el Hotel Silken Puerta de América de Madrid. 

 

El certamen congregó a más de 40 sumilleres que cataron más de 40 vinos. En la prueba que decidió su paso a la final, realizada con vinos de Bodegas Azpilicueta, los participantes tuvieron que descifrar, tan sólo guiados por su olfato, qué vino se escondía en la copa negra.

 

En esta semifinal los sumilleres afinaron su olfato para identificar una muestra de las viñas de Azpilicueta en Mendavia (DO Ca Rioja): un Tempranillo 2011, con 8 meses de barrica en roble americano. Además, los profesionales participaron en conferencias impartidas por Sergi Castro, sumiller del Dpto. RRPP. & Comunicación de Bodegas Miguel Torres; Elena Adell, enóloga de Bodegas Azpilicueta; Rafael Vivanco, director técnico de Dinastía Vivanco; y Diego González, Brand Ambassador de Chivas Regal.

 

Aquellos sumilleres que demostraron un olfato privilegiado al identificar el vino oculto en la copa negra fueron los elegidos. El mejor sumiller de la convocatoria fue Alejandro Rodríguez, de Ramón Freixa (Madrid), que estará acompañado por otros 8 representantes en la final.

 

“Los Mejores Vinos de España”

 

No sólo los sumilleres compiten en La Nariz de Oro, sino que también lo hacen los vinos. Cada año, tanto los profesionales que concurren al concurso como el jurado que los califica, catan a ciegas múltiples vinos que aspiran a convertirse en ‘Los Mejores Vinos de España’. En esta semifinal se cataron alrededor de 40 vinos, y éstos fueron los elegidos:

 

En la categoría de Espumosos:

 

Juvé i Camps Millesime 2008. Juvé i Camps. Cava

Naverán Millesime 2010. Naverán. Cava

 

En la categoría de Blancos:

 

Pirineos Selección Gewürztraminer 2011. Pirineos. Somontano

 

En la categoría de Rosados:

 

Carredueñas 2012. Concejo. Cigales

 

En la categoría de Tintos con menos de 9 meses de crianza:

 

Care Garnacha-Syrah 2011. Añadas. Cariñena

Protos Roble 2011. Protos. Ribera del Duero

Dominio del Bendito El Primer Paso 2010. Dominio del Bendito. Toro

 

En la categoría de Tintos con más de 9 meses de crianza:

 

Ramón Bilbao Edición Limitada 2010. Ramón Bilbao. Rioja

Gran Bajoz Viñas Viejas 2010. Félix Solís. Toro

Don Miguel Comenge 2009. Comenge. Ribera del Duero

Santa Rosa 2008. Enrique Mendoza. Alicante

Colección Privada Félix Azpilicueta 2008. Azpilicueta. Rioja

Finca Torrea 2007. Marqués de Riscal. Rioja

Prado Enea Gran Reserva 2005. Muga. Rioja

 

En la categoría de Generosos:

 

Barbadillo VORS Amontillado. Barbadillo. Jerez

 

En la categoría de dulces:

 

Moscatel Ainzón. Crianzas y Viñedos Santo Cristo. Campo de Borja

 

Tanto la actuación de los sumilleres como la calidad de los vinos participantes, fueron valoradas por un jurado de expertos compuesto por: Elena Adell, enóloga de Azpilicueta; Vanesa Viñolo, directora de catas de La Nariz de Oro; y Lucio del Campo, Nariz de Oro 2002.