No consigo olvidar a mi ex: tres hábitos para superarlo

Foto: Europa Press

Desde que una relación se rompe, según va pasando el tiempo, tiene lugar típicamente una sucesión de emociones, pensamientos y conductas.

EL PROCESO DE LA PÉRDIDA AMOROSA:  3 ETAPAS

 

Desde que una relación se rompe, según va pasando el tiempo, tiene lugar típicamente una sucesión de emociones, pensamientos y conductas. Se describen tres etapas progresivas en el proceso conocido como duelo romántico:

 

1.- En una primera etapa la reacción natural es la de LUCHAR. Una parte de ti "se niega a dejar ir" aquello que le satisfacía. ¿Y si no encuentro nada mejor? ¿Qué es lo que fue mal? ¿Qué puedo hacer para que funcione? En este momento predominan emociones de hiperactivación,  ansiedad o insomnio.

 

2.- La segunda etapa del proceso tiene lugar una vez descubres que ya no está en tu mano recuperar la relación, aún a pesar del empeño. Se deja de luchar y SE "DEJA IR" todo lo relacionado con tu ex-pareja. La ruptura inevitable de placeres compartidos, proyectos, seguridades... es dolorosa; y se siente impotencia, descontrol, rabia, tristeza... Es la vivencia de la pérdida propiamente dicha.

 

3.- En la tercera etapa, progresivamente las emociones dolorosas disminuyen su intensidad, y la antigua pérdida SE VIVE COMO ALGO ASUMIBLE. Esto ocurre según se da uno cuenta de que el mundo ofrece otras posibilidades de satisfacción, y se van "dejando llegar". Esta es una fase creativa, en la que con una actitud voluntariosa se abren nuevas realidades y experiencias.

 

¿QUÉ AYUDA A SOBRELLEVAR ESTAS ETAPAS?

 

El proceso global de la ruptura de pareja suele transcurrir globalmente de forma natural, con el tiempo y otras variables que nos ayudan: el apoyo de familiares y amigos, el placer de realizar actividades deseadas, los "buenos consejos". Estos pueden ser suficientes para sobrellevar y avanzar en la experiencia de la ruptura.

 

Sin embargo, en ocasiones, y por motivos más profundos como tu escala de valores, tus rasgos de personalidad, tus expectativas familiares u otros, el proceso se atasca y la solución resultaría difícil de encontrar. ¿Estás en una situación de este tipo o conoces a alguien que le ocurra? Quizás te ayude reflexionar sobre alguno de los siguientes tres hábitos:

 

1.- ACEPTA Y CONVIVE CON LA TRISTEZA: Esta emoción no es la más agradable, pero es necesario permitirse sentirla. No trates de evitarla, es parte del proceso. Quizás te apetezca mantener contactos con tu ex-pareja, pues esto te calma. Pero, si no aportan nada positivo a nuestro proceso de recuperación, elimínalos. Aunque esta decisión de separación pueda resultarte triste, te ayudará a recolocarte en tu "nueva" vida.

 

2.- CUÍDATE Y CUIDA TU ENTORNO: un adecuado ritmo de comidas y sueño, actividad física, actividad intelectual y rutinas; también mantener otras relaciones antiguas o nuevas, y realizar diversiones placenteras con amistades... Estos factores positivos para tus sensaciones te ayudarán a sobrellevar las emociones negativas.

 

3.- RESPETA LOS TIEMPOS: en una infección viral, una gripe, el cuerpo se recupera paulatinamente. Igualmente ocurre con las etapas tras la ruptura: necesitamos tiempo para pacientemente avanzar en ellas. Conoce esta realidad y los cambios irán sucediendo a su ritmo; nosotros podemos cuidar y facilitar el proceso, pero no exigir que vayan a otra velocidad.


Leer mas: http://www.europapress.es/sociedad/noticia-no-consigo-olvidar-ex-tres-habitos-superarlo-20151028195324.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.