Nissan y su Comité de Empresa abordan la contrapropuesta de los trabajadores

ARCHIVO.

El Comité de Empresa de Nissan y la dirección de la multinacional negociarán este martes en el Servicio de Relaciones Laborales (Serla) la contrapropuesta de los trabajadores tras la oferta lanzada por la compañía y que desbloqueó las negociaciones rotas.

 

Después que se rompiesen las negociaciones a mediados de junio, en la reunión del Serla del 1 de julio la empresa planteó una propuesta que ha reiniciado las conversaciones: puso sobre la mesa siete prejubilaciones y traslados voluntarios a Barcelona entre abril y diciembre de 2017 con una compensación económica al mes además de la
prórroga de un año del convenio con una subida salarial a negociar y que, en el caso de despidos, los afectados tengan derecho preferente para luego ser contratados.

 

La contrapropuesta del Comité, por su parte, pide ampliar las prejubilaciones, un aumento del dos por ciento del salario de los trabajadores y la prórroga de un año del convenio colectivo con una subida salarial a negociar y un reparto lineal entre la plantilla.

 

En cuanto a las siete jubilaciones a finales de este año, el Comité propone ampliar las prejubilaciones a los trabajadores que cumplan 55 años durante la vigencia del convenio y que las salidas se produzcan en el mes de cumplimiento de la edad en vez del 31 de diciembre de 2016.

 

También los representantes de los trabajadores han propuesto el retorno preferente para los afectados por el ERE de 2010 una vez concluyan los contratos temporales que tienen en vigor y la creación de una bolsa preferente de empleados.

 

Por lo que respecta a los traslados voluntarios a Barcelona, plantean que sean en el mismo número que el excedente que plantee la empresa, con la medida transitoria para el año 2017 de que las condiciones económicas del traslado sean superiores a las ofertadas por la empresa.

 

El conflicto surgió porque la empresa aseguraba la plantilla hasta marzo de 2017, cuando acaba el ejercicio fiscal japonés, en vez de hasta el final del año próximo, al no tener datos de las necesidades de producción.

 

La reanudación de las negociaciones ha supuesto que se suprimieran las tres jornadas de huelga anunciadas para julio, que sumaron a los paros convocados para los sábados productivos, lo que motivó que la empresa no los convocase a pesar de considerarlos necesarios para cumplir la producción.

 

Cabe recordar que el Comité de Empresa recibió el apoyo del presidente en funciones del Congreso de los Diputados, Patxi López, en la reunión que mantuvieron con él el viernes en la Cámara Baja acompañado de los diputados por Ávila Pablo Casado y Pedro Muñoz.