Nissan nombra a Frank Torres vicepresidente europeo y Alan Johnson le sustituirá en España

Frank Torres nuevo vicepresidente europeo de Nissan

A partir del 1 de abril, Alan Johnson asumirá el cargo de vicepresidente de operaciones industriales de Nissan en España, y hasta la fecha seguirá siendo el subdirector general, con responsabilidades sobre las plantas de Ávila, Cantabria, Sant Andreu de la Barca (Barcelona) y la de motores en Barcelona, además del control de costes, cargo que asumió en noviembre de 2015.

Nissan ha nombrado al actual consejero director general y vicepresidente de operaciones industriales de Nissan en España, Frank Torres, como vicepresidente europeo y director de programas de Nissan Europa, con lo que dejará de ser el máximo responsable de la automovilística en España.

 

Según ha informado la compañía este lunes en un comunicado, Torres asumirá el cargo el 1 de abril y será sustituido por Alan Johnson, que es el actual subdirector general de Nissan en España.

 

En su nuevo cargo, Torres estará ubicado en la sede de Nissan en Rolle (Suiza) y tendrá bajo su responsabilidad a todos los directores de programas regionales y será responsable para todos los vehículos europeos, de su rentabilidad, la presencia en el mercado y la satisfacción del cliente.

 

Torres entró en Nissan en 2007 como responsable de ingeniería de producción y dos años más tarde asumió la Dirección de Operaciones en España.

 

Nissan ha destacado que durante la dirección de Torres, la planta de Barcelona ha conseguido la adjudicación de la pick-up Navara, la furgoneta eléctrica e-NV200, el turismo Pulsar y las pick-ups para Renault y Daimler (versiones de la Navara).

 

La firma ha remarcado que también ha culminado la industrialización del camión ligero NT500 en la planta de Ávila y la consolidación de la factoría de fundición y mecanizado de Cantabria, y que en total, bajo su mando, las plantas de Nissan en España han recibido inversiones por valor de 600 millones de euros.

 

Torres ha afirmado que se ha conseguido el objetivo de asegurar el "crecimiento sostenible" de las plantas españolas, y ha destacado que Barcelona está muy bien posicionada para conseguir las 200.000 unidades anuales.