NISSAN no está en disposición de mantener la plantilla en Ávila hasta finales del año de 2017

Manifestación de los trabajadores de Nissan Ávila. Foto de archivo

El incumplimiento del traslado de la planta de largueros unido a la paralización de la producción en enero del NT 500 supondría un sobrante de plantilla de cara al año que viene.

Para saber que está pasando con la planta de Ávila hay que echar la vista atrás. Como ya es conocido, ante la situación de incertidumbre que se venía arrastrando desde hace más de ocho años, se firmó un convenio que supuso un esfuerzo para los trabajadores en el aspecto económico y laboral, y que como punto positivo, tenía el traslado de la planta de largueros de Barcelona a Ávila, actividad que generaría 25 puestos de trabajo.

 


El responsable en ese momento de NISSAN en España, Frank Torres, manifestaba que ese esfuerzo era necesario para que la planta de Ávila fuera más competitiva y llegaran nuevas inversiones.

 

A día de hoy, informan desde el Comité de Empresa, nada se ha vuelto a saber de los proyectos de futuro a los que se comprometió para la planta tras su promoción en NISSAN Europa.


El incumplimiento del traslado de la planta de largueros unido a la paralización de la producción en enero del NT 500, (modelo que en su día nos vendieron como parte de un plan industrial hasta 2020), supondría un sobrante de plantilla de cara al año que viene,  lo que ha provocado un nuevo conflicto laboral en la planta de Ávila, comenzando una nueva negociación que en la mañana de ayer se rompió, debido a que NISSAN no está en disposición de mantener la plantilla hasta finales del año de 2017.

 

Este punto para el Comité de Empresa es esencial para resolver el conflicto y comenzar a trabajar con tranquilidad en un futuro, con  un Plan Industrial serio basado en la adjudicación del nuevo NT 400.


"De nuevo vuelven a pedir a los trabajadores un acto de FE, diciéndonos que en septiembre se tomará la decisión de adjudicar carga de trabajo relacionada con la Alianza Renault NISSAN algo que cada vez ponemos más en duda", añaden. "Nos tememos que las verdaderas intenciones de Nissan son otras, al no querer garantizar la plantilla todo el año. Lo que los trabajadores queremos es futuro para nosotros y para la ciudad de Ávila y que no le quepa duda a Nissan que vamos a luchar por él" finaliza el Comité de Empresa a través de un comunicado remitido a los medios de comunicación.