NingĂşn extranjero dejarĂĄ de ser atendido en los centros sanitarios de Castilla y LeĂłn

TendrĂĄn acceso a consultas y pruebas de AtenciĂłn Primaria y serĂĄn derivados a Especializada en los casos en los que presenten riesgo vital o que requieran continuidad en sus tratamientos

El consejero de Sanidad, Antonio MarĂ­a SĂĄez, ha explicado hoy los detalles de cĂłmo se aplicarĂĄ en Castilla y LeĂłn el Real Decreto 16/2012, de 20 de abril, en lo referente a la atenciĂłn y aseguramiento de extranjeros no registrados ni autorizados como residentes en EspaĂąa, y que hoy entra en vigor en todo el paĂ­s.

SĂĄez ha destacado que en Castilla y LeĂłn nadie dejarĂĄ de ser atendido y ha recalcado que lo que se modifica en la norma es el aseguramiento sanitario. Un cambio que deriva sobre todo de la presiĂłn que la UniĂłn Europea viene ejerciendo sobre EspaĂąa por ser el Ăşnico paĂ­s en el que el hecho de estar empadronado genera la asignaciĂłn de una tarjeta sanitaria que no sĂłlo da derecho a la asistencia en nuestro paĂ­s sino que es extensiva a cualquier Estado miembro.

Estas cuestiones han sido analizadas en un Informe del Tribunal de Cuentas en el que se concluye que en 2009 fueron atendidos en EspaĂąa mĂĄs de 600.000 extranjeros cuya asistencia sanitaria no fue facturada a sus paĂ­ses de origen pese a estar prevista tal facturaciĂłn en las directivas europeas o en los convenios bilaterales suscritos por el Reino de EspaĂąa.

El consejero ha seĂąalado que la Junta de Castilla y LeĂłn, como administraciĂłn pĂşblica, no puede ni debe hacer objeciĂłn ni insumisiĂłn a una norma regulada por el Estado, y ha lamentado las propuestas de incumplimiento realizadas por responsables socialistas de la Comunidad, pero ha destacado que, siempre bajo el cumplimiento de la ley, se garantizarĂĄ la asistencia a todos los ciudadanos.

Hay que recordar que el propio Real Decreto garantiza la atenciĂłn de urgencia por enfermedad grave o accidente hasta el alta mĂŠdica y la atenciĂłn durante el embarazo, parto y postparto, asĂ­ como asistencia completa a los menores de 18 aĂąos.

AdemĂĄs, en Castilla y LeĂłn todos los ciudadanos extranjeros, tanto residentes como en situaciĂłn irregular, serĂĄn atendidos con los criterios, requisitos y medios de la AtenciĂłn Primaria. En el caso de los irregulares, se les asignarĂĄ un mĂŠdico y una enfermera y se les registrarĂĄ como asegurados especiales, lo que quiere decir que tendrĂĄn historia clĂ­nica y se les facilitarĂĄn las prestaciones de atenciĂłn a demanda, con lo que podrĂĄn solicitar cualquier consulta de Primaria. Asimismo, estarĂĄn incluidos en la campaĂąa de vacunaciĂłn de la gripe y podrĂĄn acceder a cualquiera de las 203 pruebas diagnĂłsticas que pueden utilizar los profesionales de AtenciĂłn Primaria.

TambiĂŠn, por razones vinculadas a la protecciĂłn de la salud colectiva, se atenderĂĄ a cualquier persona que padezca una enfermedad transmisible. En este caso, la prescripciĂłn de recetas se realizarĂ­a a travĂŠs de la modalidad de campaĂąas sanitarias, con una aportaciĂłn muy reducida, y si se trata de VIH se prescribirĂĄ a travĂŠs de la farmacia hospitalaria, lo cual no supone ningĂşn coste para el usuario.

Mientras, en el caso de AtenciĂłn Especializada, se atenderĂĄn todas las situaciones clĂ­nicas que puedan suponer algĂşn riesgo vital para el paciente. Se mantendrĂĄn, por ejemplo, los tratamientos de diĂĄlisis, oxigenoterapia a domicilio, enfermedades graves o tratamientos frente al cĂĄncer.

En todos los casos, se analizarĂĄ situaciĂłn de las personas atendidas en colaboraciĂłn con la ConsejerĂ­a de Familia e Igualdad de Oportunidades y los servicios sociales bĂĄsicos con el objetivo de conocer su capacidad econĂłmica; se informarĂĄ, en su caso, sobre los procedimientos para su regularizaciĂłn, y se facilitarĂĄn los trĂĄmites para la suscripciĂłn de los convenios especiales de asistencia sanitaria, cuya regulaciĂłn se aprobarĂĄ por el Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad.

Factura que se remitirĂĄ al paĂ­s de origen o a la persona atendida

Desde el punto de vista administrativo, tras la atenciĂłn a los ciudadanos extranjeros se tramitarĂĄ una factura en la que se anotarĂĄn los servicios asistenciales realizados. Dicho formulario de facturaciĂłn se remitirĂĄ al paĂ­s de origen en el caso de Estados de la UniĂłn Europea o de paĂ­ses con los que EspaĂąa mantenga convenios sanitarios. Si no existiera un convenio establecido con el paĂ­s de origen, se le facturarĂĄ directamente a la persona atendida.

Este procedimiento para la atenciĂłn de los extranjeros no autorizados sin derecho a la asistencia sanitaria ha sido consultado con numerosas personas y entidades, entre ellas las sociedades cientĂ­ficas de AtenciĂłn Primaria mĂŠdicas y de enfermerĂ­a; con la AsociaciĂłn de Trabajadores Sociales de la salud; con CĂĄritas y Cruz Roja de Castilla y LeĂłn; y con la Red europea de lucha contra la pobreza y la exclusiĂłn social. SerĂĄ remitido en forma de instrucciones a todos los profesionales de la sanidad pĂşblica de Castilla y LeĂłn en los prĂłximos dĂ­as una vez que el Ministerio de Sanidad remita la base de datos y ĂŠsta sea depurada e integrada en los sistemas de informaciĂłn de la Gerencia Regional de Salud. el MInisterio ad con los datrofesionales de la sandiad pon sultado con diversas Entretanto, se han enviado instrucciones para mantener el procedimiento de atenciĂłn preexistente.

Finalmente, el consejero ha recordado que estos cambios en la regulaciĂłn se adapta a lo establecido en la Ley General de Sanidad, concretamente en los apartados 2 y 3 del artĂ­culo 1:

  • Apartado 2: "Son titulares del derecho a la protecciĂłn de la salud y a la atenciĂłn sanitaria todos los espaĂąoles y los ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en el territorio nacional".
  • Apartado 3: "Los extranjeros no residentes en EspaĂąa, asĂ­ como los espaĂąoles fuera del territorio nacional, tendrĂĄn garantizado tal derecho en la forma que las leyes y convenios internacionales establezcan".


AdemĂĄs, el artĂ­culo 16 establece lo siguiente:

"Las normas de utilizaciĂłn de los servicios sanitarios serĂĄn iguales para todos, independientemente de la condiciĂłn en que se acceda a los mismos. En consecuencia, los usuarios sin derecho a la asistencia de los servicios de salud, asĂ­ como los previstos en el artĂ­culo 80, podrĂĄn acceder a los servicios sanitarios con la consideraciĂłn de pacientes privados, de acuerdo con los siguientes criterios. La facturaciĂłn por la atenciĂłn de estos pacientes serĂĄ efectuada por las respectivas administraciones de los centros, tomando base los costes efectivos".