Nibali se desquita en La Toussuire y Quintana 'pica' a Froome

Nairo Quintana (Movistar) ha hecho daño al líder, Chris Froome (Sky), y le ha arañado medio minuto en meta y está a 2:38 en la general.

El ciclista Vincenzo Nibali (Astana) se ha impuesto este viernes en la decimonovena etapa del Tour de Francia, transcurrida entre Saint-Jean-de-Maurienne y La Toussuire sobre 138 kilómetros, y ha logrado redimirse a tiempo en un Tour que está acabando con fuerza, mientras que Nairo Quintana (Movistar) ha hecho daño al líder, Chris Froome (Sky), y le ha arañado medio minuto en meta y está a 2:38 en la general.

  

En una etapa corta pero intensa, Nibali se hizo con el triunfo y con este premio se acerca al podio que defiende en su último cajón Alejandro Valverde (Movistar), aunque el vigente campeón lo tendrá complicado para subir a él en París a no ser que repita la exhibición este sábado en el Alpe d'Huez.

  

De momento esta penúltima etapa alpina dejó cambios, pues Quintana atacó a Froome a 5 kilómetros de meta y no solo dejó atrás a Valverde y Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) sino que descolgó a un Chris Froome que empezó a dar muestras de fatiga y que será el foco de los ataques también este sábado, cuando tendrá que defender el 'maillot' de líder.

  

Ahora Quintana está a 2:38 del británico y ha visto los efectos que puede tener atacar a Froome en la distancia siempre que el líder esté desarmado. Y es que Nibali, en su intento inicial de romper la carrera y gracias a sus compañeros del Astana, dejaron a Froome con la única ayuda de Wouter Poels ante el nuevo hundimiento de Geraint Thomas.

  

La fortaleza del Sky este sábado estará en entredicho y más si se repite la fórmula vista de atacar por múltiples frentes al equipo. En esta etapa, con agua de inicio, se atacó al 'maillot' amarillo. Desde Nibali a Contador, y finalmente Quintana haciendo daño, pudieron con las fuerzas cada vez más mermadas del líder.

  

El ataque duro de Quintana fue respondido únicamente, y de forma tímida, por Froome. El británico intentó ir a por él llevando a rueda a Contador y Valverde, junto a Bardet. El ataque del colombiano hizo mella en los españoles, que se quedaron juntos y con el líder del Tour entre dos aguas, intentando neutralizar solo a Quintana.

  

No lo logró y, pese mantenerse cerca, acabó cediendo 30 segundos que fueron 32 con las bonificaciones. Sufrió Froome, sin ayudas, y es que el 'hachazo' final de Quintana no fue más que la puntilla. Y es que el ritmo final de Rafal Majka (Tinkoff-Saxo), pese a que Contador no pudiera atacar, también colaboró a este acercamiento de Quintana.

  

En Movistar están avisados. Con este triunfo, con el que Nibali está demostrando acabar muy fuerte la 'Grande Boucle', la tercera posición de Alejandro Valverde en París está únicamente a 1:19 del acecho del 'tiburón' italiano. Así, Froome no es el único que debe vigilar, pues los 2:38 que tiene con Quintana, en caso de un ataque más duro, podría dejarle sin repetir el éxito que cosechó en 2013.

  

Muchos equipos trabajaron para desbancar a Froome y, a veces, el trabajo lo aprovecha otro. Habrá que ver cómo afrontan Valverde y Quintana la última etapa alpina, con el gran y espectacular Alpe d'Huez como protagonista, con 13,8 kilómetros de subia al 8,1% de pendiente media y rampas que llegan al 10,2% de inclinación.

  

La etapa decisiva tendrá únicamente 110,5 kilómetros, pero será dura. Desde la salida en Modane Valfréjus y pese a un descenso inicial se subirá de nuevo el Col de la Croix de Fer, donde este viernes ya hubo movimiento, y se acabará en alto en el temido Alpe d'Huez, que será la prueba de toque final.