Ni San Juan de Sahagún saca al alcalde en funciones de su reclusión

Desde el 24 de mayo, día de las elecciones, Alfonso Fernández Mañueco no se ha dejado ver en ningún acto en su papel de alcalde en funciones de Salamanca. La búsqueda de aliados da mucho trabajo de despacho y ya ni San Juan de Sahagún es capaz de sacar de su reclusión a quien no hace mucho parecía omnipresente. 

Diez días absorbido por reuniones en busca aliados, embebido de manera repentina por el espíritu del diálogo que obliga a olvidarse de la corbata y ponerse el mono de trabajo, Alfonso Fernández Mañueco ha llegado incluso a aparcar a su condición de alcalde en funciones.

 

Desde el día 24 son contadas las ocasiones en las que se ha dejado ver y siempre relacionadas con actos y reuniones de su partido, mientras que las tareas municipales han quedado aparcadas por el momento -ya habrá tiempo de encorbatarse de nuevo para la foto, pensará-, o son encargadas a concejales cuya actividad pública durante estos últimos cuatro años ha sido más bien escasa. Eso que agradecen las criaturas, que por fin ven la luz del día durante esta legislatura.

 

¿Dónde está el alcalde? Se ha escuchado en más de un acto y, en vista de que incluso ha renunciado a proclamar el programa de fiestas de San Juan de Sahagún, no parece probable que se le vuelva a ver ejercer como tal al menos mientras no consiga su objetivo.

 

Quién sabe, quizás después del 13 de junio, sea cual sea su papel. se da cuenta de que de vez en cuando viene bien dejar descansar a los focos y espacie sus apariciones. O no.