Negociar por "un cambio progresista" en España

Arenas de San Pedro.

La Asamblea Local de Izquierda Unida en Arenas de San Pedro y los círculos de Podemos en el Valle del Tiétar abogan por una negociación entre los partidos progresistas para construir una alternativa de cambio.

Aseguran que nos encontramos en "una situación histórica" que permitiría un gobierno progresista en nuestro país, orientado "al bien común, de la gente, de los ciudadanos...". El PP ha perdido la mayoría absoluta y "su gestión y corrupción generalizada le inhabilitan para continuar gobernando", han destacado desde la asamblea local de Izquierda Unida en Arenas de San Pedro y los círculos de Podemos en el Valle del Tiétar.

 

Para ellos, es responsabilidad de los partidos progresistas (PSOE, Podemos, Izquierda Unida, Compromís) "aprovechar esta oportunidad y construir una alternativa de cambio al neoliberalismo dominante" con políticas que "propicien mayor igualdad económica, servicios públicos de calidad, lucha contra la corrupción y cuidado del medio ambiente".

 

Asimismo, afirman que los militantes y simpatizantes de base de los partidos Podemos e Izquierda Unida "pedimos a los líderes políticos que se produzca una negociación inteligente y generosa  que permita un gobierno de cambio hacia el bien común de las personas".

 

Consideran que la situación española hoy es "de emergencia". "En nuestro país y en nuestro propio entorno  son  realidades dramáticas el hambre, la desigualdad, la falta de acceso a bienes y servicios de primera necesidad,  el paro generalizado, el trabajo precario, el no poder pagar el servicio de electricidad o gas, el quedarse sin vivienda, el no tener la asistencia sanitaria adecuada, el tener que abandonar el país por no poder subsistir, el no poder continuar los estudios por falta de medios y un largo etcétera", han manifestado desde ambas organizaciones.

 

Por otro lados, las elecciones del 20M han demostrado que "la sociedad española es hoy mucho más plural y ha abierto un nuevo tiempo de diálogo y debate públicos. Los partidos progresistas tenemos el deber y la urgencia moral de explorar todas las vías posibles para conformar un gobierno alternativo a la injusta situación actual y que se ocupe de los problemas reales de la gente".

 

Finalmente, considera que los militantes y los simpatizantes de Podemos y de Izquierda Unida "estamos muy inquietos y preocupados de ver que el tiempo pasa, los agravios se acumulan y el juego estratégico por la hegemonía entre partidos hermanos amenaza el objetivo fundamental que la historia ofrece: una coalición de gobierno progresista y de izquierda que aborde con determinación y valentía las emergencias sociales y ponga las bases de una democracia auténtica, derogando la "Ley Mordaza", la Ley wert, la reforma laboral".