Negligencia de RENFE ante la entrega de las 5000 firmas recogidas

Se cumplirá el próximo 31 de Mayo un año desde que un pueblo entero de la comunidad de Castilla-León, Navalperal de Pinares, sintiéndose profundamente perjudicado por las decisiones directivas de los “responsables” en la definición sobre las prestaciones de los servicios de ferrocarril que afectan a la zona denominada de Pinares, se vio en la necesidad, a tenor de los recortes en las frecuencias y horarios de los mismos, de constituir una Plataforma legal  para poder hacer llegar a donde fuera menester su sentir sobre tan particular y delicada cuestión.

Es complicado para las gentes llanas, las gente sanas de un pueblo, que no acogen por lo general en sus comportamientos conductas que no sean otras que las concretas y directas reivindicar sus pretensiones teniendo que revestir las mismas de tanto protocolo y legalidad reglamentaria. Pero lo cierto es que lo hicieron. Se les solicitó calma, ánimo y fuerza en el camino que se iniciaba haciéndoles entender que las actuaciones que se iban realizar a través de la Asociación referida aglutinarían en una sola voz la de todos ellos y que bajo esa representación popular obtendrían el reconocimiento social para poder ser escuchados y al menos atendidos por los organismos a los que hubiera que dirigirse en busca del diálogo para el logro de sus objetivos.

 

El pueblo se unió pues en esta acción y la respuesta del mismo fue realmente ejemplar (lo expongo sin apasionamiento). Se realizaron a lo largo de los primeros meses varias convocatorias y concentraciones en las que se perseguía entre otras cosas conseguir firmas de habitantes y visitantes habituales de la localidad que dejaran constancia real de su apoyo con respecto a los objetivos referidos. Fue un esfuerzo de todos y para todos dando constantemente muestras de civismo y de  educación en  todos los actos. Un pueblo con un censo de aproximadamente mil habitantes alcanzó en sus pretensiones la más que considerable cifra de cerca de 5.000 firmas con las que se sintió profundamente respaldado.

 

Se consiguió este gran objetivo y como no podía ser de otra manera se procedió, ante la voluntad de dialogo para con nuestra Plataforma que la propia RENFE  manifestó en una reunión mantenida con dirigentes políticos, a remitir un escrito con fecha 9 de diciembre de 2013 al Sr presidente de RENFE Julio López-Pomar en el que se solicitaba una cita donde poder institucionalmente hacerle entrega de las firmas recogidas.

 

Han pasado ya más de cinco meses desde la solicitud. En ese transcurso de tiempo hemos realizado dese la Junta Directiva de la Plataforma infinidad de intentos para llevar a cabo la referida entrega. No sólo no acceden a nuestra petición sino que nos confunden continuamente remitiéndonos de un negociado a otro y de un responsable a otro sin siquiera concretar quien es a quien en estos momentos a ciencia cierta le compete comunicarse con la Asociación para llevar a cabo la entrega.

 

La Plataforma ha cumplido más que de sobra con todos los pronunciamientos legales necesarios. La Plataforma está luchando por unos objetivos sociales y populares que entiende más que justificados y está siendo ninguneada por quien, en teoría, debe intentar optimizar y garantizar unos servicios que por derecho nos corresponden. Todo un Pueblo, así Pueblo con mayúsculas, sigue a la espera de que al menos se dignen a atenderle. Señores de RENFE nosotros ya hemos demostrado y participado todo lo que las reglas del juego (de su juego) nos impone. Tengan la delicadeza, el respeto y cuando menos la educación de no dar la callada por respuesta a ciudadanos que desde la legalidad sólo luchan por su trabajo, su sanidad  y su futuro.

 

PDF Pinares