Navarro no es suficiente para un Barcelona que se jugará la Final Four en Rusia

Los de Xavi Pascual deberán ir a Berlín pasando primero por Rusia y ganando a domicilio, algo que hicieron en el segundo duelo de la serie.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FC BARCELONA LASSA: Satoransky (10), Navarro (19), Perperoglou (13), Doellman (9), Tomic (18) --cinco inicial--; Ribas (-), Abrines (7), Samuels (4), Oleson (-), Arroyo (-).

  

LOKOMOTIV KUBAN KRASNODAR: Delaney (15), Bykov (2), Broekhoff (-), Claver (17), Randolph (28) --cinco inicial--; Singleton (14), Draper (4), Janning (10), Zubkov (2).

 

PARCIALES: 19-21,16-19, 19-11 y 22-25. En la prórroga, 4-16.

 

ÁRBITROS: Radovic (CRO), Ryzhyk (UCR) y Jovcic (SER). Eliminaron a Perperoglou en el FC Barcelona Lassa y a Singleton en el Lokomotiv Kuban Krasnodar.

 

PABELLÓN: Palau Blaugrana, 7.083 espectadores.

El FC Barcelona Lassa ha perdido ante el Lokomotiv Kuban Krasnodar (80-92) en el Palau Blaugrana en la prórroga de un cuarto partido del 'play-off' de la Euroliga en la que el Barça echó por la borda todo el trabajo que tuvo que hacer para remontar en el último cuarto y llegar a ella, así que los de Xavi Pascual deberán ir a Berlín pasando primero por Rusia y ganando a domicilio, algo que hicieron en el segundo duelo de la serie.

  

No es nada que no haya hecho antes, pero será en un 'match ball' sin perdón para el perdedor. Lokomotiv y Barça se jugarán estar en la 'Final Four' a un partido, a una bala, después de una serie muy igualada en la que ambos han ganado y perdido en casa y a domicilio. Con el resto de cuartos de final solucionados por la vía rápido en tres partidos, la de rusos y catalanes se irá al desempate final.

  

Tras forzar la prórroga en una batalla de tiros libres y de nervios de acero, el Barça se hundió en el tiempo extra. Un duro 4-16 en cinco minutos para olvidar, y de los que aprender y tomar nota de cara al quinto partido. Desesperado Pascual al ver que no entraba nada, y que el Lokomotiv tenía todo el acierto que no tuvo en los otros partidos, no pudo hacer nada para evitar un tercer viaje a Krasnodar, del que regresará con la que sería su sexta 'Final Four' en nueve años o con solo la Liga Endesa como objetivo.

  

Antonhy Randolph estuvo pletórico y sus 28 puntos, sobre todo sus 3 triples fueron demasiado para un Barça que se vacío camino de esa muerte súbita. La diferencia en el marcador su fue aumentando hasta llegar al 80-92 final, una máxima para un equipo ruso que había tenido durante los primeros 40 minutos una renta superior de 7. Nunca fue por delante el Barça en la prórroga y lo pagó, como también el no haber cerrado el partido cuando pudo, tras un tercer cuarto que acabó con un parcial de 12-2 para ponerse tres arriba.

  

Pero los últimos 3 minutos dentro del tiempo reglamentario fueron la clave del partido. Se llegó a ellos con Lokomotiv por encima en el marcador (65-69) y el balón empezó a quemar en las manos de los jugadores. Un Abrines muy inspirado el martes no veía con facilidad el aro, y tampoco sus compañeros. Punto a punto, tiro libre a tiro libre, el Barça buscaba la inspiración del tercer periodo pero no llegaba, con un Krasnodar férreo en defensa.

  

Y, tras esos tres minutos, prórroga. El Barça la forzó gracias a Juan Carlos Navarro, con un reverso con el pívot Randolph sobre él con el que logró el 76-76 definitivo al final de los 40 minutos, y es que a Delaney también le tembló el pulso en el triple final que podría haber llevado la serie a Rusia sin esos 5 minutos extra. Todo un billete para una 'Final Four' en una prórroga en el Palau, ante su público, que el Barça desaprovechó.

  

Esta vez costó más que en el segundo partido de Krasnodar y que el primero en el Palau, el del pasado martes, y no pudieron brindar una victoria que hubiera sido decisiva. No pudo correr el Barça, no tuvo tanto acierto en el tiro exterior, y un Krasnodar que se jugaba el todo por el todo no pagó la presión sino que se creció con ella. De hecho dominó buena parte del partido, poniendo a prueba las ganas del Barça de ir a Berlín sin hacer escala en Rusia, algo que ahora sí deberá hacer.

  

Con más esfuerzo y trabajo, sudando la gota en un Palau Blaugrana de nuevo prácticamente lleno, el equipo de Xavi Pascual buscó la sexta 'Final Four' de los últimos nueve años con ahínco pero sin fortuna. Y un mal final en la prórroga. A remolque, sin tener el control del partido y una situación adversa provocada por un Lokomotiv mucho más serio que en los dos duelos anteriores. Volvió a ser clave la dupla Randolph-Delaney, pero más bien acompañada.

  

Pascual llegó al banquillo en febrero de 2008, sustituyendo a un Dusko Ivanovic de quien era ayudante, y desde entonces ha firmado cinco presencias que podrían ser seis con la 'Final Four' de Berlín para la que todavía aspira a lograr el billete, en Rusia tras la derrota de esta noche. Seis en nueve temporadas sería un hito pese a que solo ha ganado la Euroliga en París en 2010. Habrá que esperar al resultado de Krasnodar para ver si podrá luchar por su segundo título o no.