Nadal 'se pasea' ante Rosol en París-Bercy

REUTERS

El tenista español Rafa Nadal superó con menos complicaciones de las esperadas su estreno en el torneo de París, noveno y último Masters 1.000 de la temporada, tras batir este miércoles al checo Lukas Rosol en dos sets por un doble 6-2 en poco más de una hora.

El tenista español Rafa Nadal superó con menos complicaciones de las esperadas su estreno en el torneo de París, noveno y último Masters 1.000 de la temporada, tras batir este miércoles al checo Lukas Rosol en dos sets por un doble 6-2 en poco más de una hora.

 

El manacorí demostró que sigue estando en un momento óptimo de juego y se deshizo de un rival que le suele crear bastantes complicaciones, como sucedió la semana pasada cuando ambos se vieron las caras en Basilea y el centroeuropeo tuvo contra las cuerdas al balear, cayendo finalmente en tres mangas (1-6, 7-5, 7-6(4)).

 

Pero en esta ocasión, el exnúmero uno del mundo no dio opciones a un Rosol clasificado desde la previa y desarbolado de principio a final por un jugador muy sólido y que desactivó en esta ocasión el tenis del jugador de Brno, que nunca se pudo imponer en la pista, principalmente porque no pudo sacarle partido a su poderoso saque.

 

El checo no pudo jugar con excesivos primeros y esto permitió a Nadal restar con mayor comodidad y gozar de opciones de rotura, mientras que, por el contrario, el balear fue muy firme con su servicio y sólo concedió una bola de 'break' en todo el partido.

 

Así, el nueve veces campeón de Roland Garros jugó como más le gusta, siempre por delante en el marcador. Al contrario que en Basilea, donde fue arrollado en el primer parcial, tomó la iniciativa con un tempranero 'break' sobre el primer servicio de un Rosol, que no encontró la respuesta para contrarrestar el buen tenis del español.

 

El centroeuropeo tuvo su única opción al resto tras perder el saque, pero no la aprovechó y el parcial ya fue cuesta abajo para un Nadal que sacó adelante sin más problemas sus servicios y que cerró la manga con otra rotura más.

 

El segundo set no varió el guión. El manacorí continuó muy sólido al servicio y no desperdició su primera oportunidad de romper en el cuarto juego. De nuevo por detrás y sin ser capaz de dominar, Rosol hincó la rodilla pronto y dejó paso al balear hacia octavos donde espera al ganador del duelo entre el sudafricano Kevin Anderson y el austriaco Dominic Thiem.