Nadal renuncia a los Juegos Olímpicos

 

El tenista español Rafa Nadal ha hecho pública este jueves su renuncia, por una tendinitis de rodilla, a los Juegos Olímpicos de Londres, donde iba a defender el oro de hace cuatro años en Pekín, por lo que España se queda sin su abanderado en la ceremonia inaugural y una de las bazas más importantes de medalla.

A nueve días del inicio de la competición olímpica de tenis en el 'All England Tennis Club', Nadal ha confirmado su ausencia en Londres debido a una tendinitis en el tendón rotuliano de su rodilla, la articulación que más problemas le ha causado a lo largo de su exitosa carrera.

Al dolor físico del balear se une el dolor psicológico de saber que no podrá portar la bandera de su país en la ceremonia inaugural, una oportunidad prácticamente única que le llenaba de orgullo, tal y como reconoció el día que se escenificó su nombramiento.

"No tiene capacidad, los dolores en la rodilla era insoportables. Su mayor ilusión era llevar la bandera", apuntaron a Europa Press fuentes cercanas al tenista balear, que le ha comunicado su renuncia por teléfono al presidente del COE, Alejandro Blanco.

En el plano meramente deportivo, el cuadro masculino del torneo olímpico se queda sin uno de sus principales aspirantes, que iba a defender el oro logrado en 2008 tras superar en la final al chileno Fernando González (6-3, 7-6 (2) y 6-3). Roger Federer y Novak Djokovic, número uno y dos del mundo, ven despejado su camino hacia la gloria.

La sombra de una posible ausencia de Nadal en los Juegos empezó a planear hace dos semanas, cuando desveló que necesita mantenerse quince días en reposo para curar su tendinitis, lo que le privó de disputar el partido benéfico frente a Novak Djokovic a beneficio de la Fundacion Real Madrid.

En aquel momento, Nadal dejó claro que su objetivo con este descanso era "estar en condiciones para representar a España" en Londres, algo que finalmente no ha conseguido como ya le ocurrió en Atenas 2004.

Entonces, un joven de Nadal que acababa de cumplir la mayoría de edad sufrió una fractura por estrés en un pie izquierdo que le impidió sumar los puntos necesarios para disputar la competición individual. Sí disputó el torneo de dobles junto a su amigo Carlos Moyá, pero juntos cayeron en la primera ronda.

Muy distinto fue el panorama en Pekín, donde un maduro Nadal se plantó en uno de los mejores momentos de su trayectoria, tras conquistar Roland Garros y Wimbledon de forma consecutiva. El tenista manacorí se plantó en la capital china y venció a Potito Starace, Lleyton Hewitt, Igor Andreev, Jürgen Melzer, Novak Djokovic y Fernando González en su camino hacia la gloria, que en esta ocasión no podrá reeditar.