Nadal, inasequible al desaliento y a las puertas de otra medalla

Rafa Nadal

Inasequible al desaliente. Seguramente casi agotado por el esfuerzo físico que está haciendo, con un set abajo y con la 'torcida' en contra. Pero Rafa Nadal no cede ante nadie y levantó el partido que le sitúa en semifinales. 

Rafa Nadal ya está en semifinales de Río 2016 tras imponerse a Bellucci en tres sets (2-6, 6-4 y 6-2). Después de un comienzo duro para el tenista español, Nadal remontó en la segunda manga y en el tercer set puso la directa para terminar con un 6-2.

 

Nadal superó el buen juego de Bellucci, que se mostró inabordable durante el primer set, y la presión de un ambiente muy adverso en la pista central del Centro Olímpico de Tenis para ganarse el derecho a pelear por la tercera presea olímpica de su carrera.

 

Tras cerrar partidos teóricamente cómodos frente a Federico Delbonis, Andrea Seppi y Gilles Simon, Nadal encontró su primer gran obstáculo en Río, donde el número 54 del ranking mundial, empujado por una grada embravecida, le arrolló en la primera manga, que apenas duró 32 minutos.

 

El brasileño, que no le había ganado ni un set a Nadal en sus cinco duelos precedentes, soltó su derecha y dominó a sus anchas a su rival, que estuvo varios minutos desnortado. Desde que falló su primer saque, una enorme ovación de la grada 'brasileira' le dejó claro que el partido no iba a ser un camino de rosas.

 

Sin espacios al resto, encajó pronto su primer 'break' y mostró su enfado al árbitro Jake Garner cuando llegó el segundo (5-2). Le recriminó al estadounidense que no hiciera callar a la hinchada, muestra de su frustración en un set inicial donde acumuló diez errores no forzados por tan solo dos ganadores.

 

Ante la amenaza de derrumbe, Nadal no se vino abajo; por contra, sacó su experiencia y empezó a carburar en un partido que parecía de Copa Davis. Los puntos duraban más y le respondían las piernas al manacorí, que en el duodécimo juego del partido dispuso de su primera oportunidad de rotura, aprovechada con un 'passing' marca de la casa y confirmada luego con su servicio (4-1).

 

Con 5-3 y saque, todo indicaba que empataría el partido, pero resurgió la alianza brasileña entre Bellucci y la afición local, con un 'break' que parecía ponerlo todo patas arriba de nuevo. Sin embargo, Nadal no le dio mayor importancia y le devolvió la jugada a su rival en el siguiente juego (6-4), seguramente el momento clave de la tarde.

 

Hasta ahí llego la aventura de un meritorio Bellucci. En el tercer parcial, Nadal impuso la lógica y fue limando al jugador de Tieté, que calcó el balance de ganadores y errores de su rival en el primer set (2-10). El campeón olímpico en Pekín acabó apabullando a su rival y encadenó dos 'breaks' para llevarse el duelo tras dos horas y un minuto de juego, antes de centrarse en la final de dobles con Marc López.

Noticias relacionadas