Nace una nueva asociación interprovincial

“De la cuna al sepulcro, ruta Santa Teresa” es la nueva asociación que nace a partir de la Ruta Teresiana que discurre entre Ávila y Alba de Tormes, la cuna y el sepulcro de Santa Teresa de Jesús respectivamente, atravesando la comarca de La Moraña.

Esta Ruta tuvo su germen en los grupos de jóvenes carmelitas que venían desarrollándola durante años y que en el año 2013 decidieron comenzar a señalizarla para que sirviera de camino espiritual a aquellos que quieran conocer más a Santa Teresa y San Juan de la Cruz mirando hacia el horizonte de año jubilar del V Centenario del nacimiento de la Santa de Ávila. 

 

Más tarde, en mayo de 2014, la Orden Carmelita y la Asociación de Turismo de La Moraña, tuvieron su primer encuentro en Fontiveros para comenzar a trabajar juntos en el proyecto de instaurar una ruta que hablara por sí misma de los grandes místicos abulenses. Y esa reunión fue el inicio del camino al que se unieron las Diputaciones de Ávila y Salamanca que dieron el gran impulso a esta idea andariega.
Pasado el V Centenario, en el que la ruta ha sido terminada por casi 7000 peregrinos, se dan nuevos pasos para involucrar a Ayuntamientos, empresas y asociaciones que consoliden este gran camino.

 

Más de una veintena de estos tres sectores se reunieron este jueves en el Espacio San Juan de la Cruz de Fontiveros para asentar las bases de la nueva asociación que aglutinará a todos con el objetivo de impulsar el camino, la zona de La Moraña y la unión de las dos provincias.

 

Unas costumbres comunes, un arte mudéjar que une toda esta gran franja central del país, una mismo paisaje cambiante a tenor del ciclo del trigo, un cielo inmenso y luminoso y un horizonte lejano e inmenso en sus atardeceres, hacen que la zona de la Moraña inspire la mística que llevará a esta nueva Asociación “De la Cuna al Sepulcro, Ruta de santa Teresa”  a trabajar en actividades conjuntas de todos los pueblos y sectores, que hagan atractivo el camino para todos los andariegos que quieren conocer y seguir los pasos de Teresa, la de Ávila y Juan, el de la Cruz.