Muhammad Ali, sus mejores frases

Mohamed Alí

Aquí, sus citas más célebres: "Flota como una mariposa, pica como una abeja".

Muhammad Ali (Louisville, 17 de enero de 1942 - Phoenix, 3 de junio de 2016), el hombre que flotaba como una mariposa y picaba como una abeja, ha fallecido esta madrugada a los 74 años, después de una vida de lucha no sólo en los rings, sino contra las injusticias. Aquí, sus citas más célebres:

"Flota como una mariposa, pica como una abeja".

"No cuentes los días, haz que los días cuenten".

"Cassius Clay es el nombre de un esclavo. No lo escogí, no lo quería. Yo soy Muhammad Ali, un hombre libre" (Sobre su cambio de nombre y su conversión al Islam).

"Es sólo un trabajo. La hierba crece, los pájaros vuelan, las olas rompen. Yo pego a la gente".

"El boxeo son un montón de hombres blancos mirando a dos hombres negros molerse a golpes".

"Yo debería estar en un sello postal. Es la única forma en que me pueden pegar".

"En casa soy un buen tipo, pero no quiero que el mundo lo sepa. He descubierto que la gente humilde no llega muy lejos".

"He luchado contra cocodrilos. He peleado con una ballena. He esposado a los relámpagos y puesto al trueno en la cárcel. Sabes que soy malo. La semana pasada asesiné una roca, herí a una piedra y hospitalicé a un ladrillo. Soy tan malo que hago enfermar a la medicina".

"No soy el más grande. Soy el más grande por partida doble. No sólo los noqueo, elijo el round. Soy el más atrevido, el más guapo, el superior, el más científico, el más habilidoso luchador en el ring".

"No tengo ningún problema con el Viet Cong. Ningún vietnamita me llamó nunca negro" (Sobre la guerra de Vietnam y el racismo).

"Puede que no hable inglés al estilo perfecto blanco, pero doy sabiduría".

"Les compro armamento, les compro aviones, pero no voy a la guerra" (Sobre su negativa a ir a la Guerra de Vietnam).

"Soy la única persona que puede hablar con quien sea en el mundo entero. Mi nombre es conocido en Serbia, Pakistán, Marruecos. Estos son países que no siguen el Derby de Kentucky".

"Algunas veces me siento un poco triste porque puedo ver cómo algunas cosas que digo podrían molestar a algunas personas. Pero no he tratado de lastimar a nadie deliberadamente. La exageración era parte de mi trabajo, como saltar la cuerda".

"Ahora las cosas que alguna vez eran tan fáciles -mi voz fuerte y la rapidez de mis movimientos- son más difíciles. Pero me levanto cada día y trato de vivir la vida al máximo porque cada día es un regalo de Dios".