Muere uno de los 6 rinocerontes blancos del norte que quedan en el mundo

Rinocironte

Uno de los seis rinocerontes blancos del norte que quedan en el mundo ha muerto este fin de semana en un zoo de San Diego (California), lo que acerca la especie a la extinción.

 

Angalifu, de 44 años, estaba siendo tratada por los veterinarios por enfermedades atribuidas a su elevada edad. "La muerte de Angalifu es una pérdida tremenda para todos nosotros", ha lamentado uno de los cuidadores de mamíferos, Randy Rieches, en un comunicado.

 

Supone una pérdida no sólo para el zoo, sino también para el mundo, toda vez que la muerte de la rinoceronte sitúa a su especie "un paso más cerca de la extinción". Sólo quedan dos especímenes en zoos de Estados Unidos y Europa y otros tres en parques naturales en África.

 

El rinoceronte blanco del norte ha sufrido la caza furtiva por el marfil de sus cuernos o incluso por las creencias sobre sus supuestos poderes curativos. Los pocos que han permanecido en cautividad en zoos de todo el mundo no se han reproducido, aunque el zoo de San Diego ha almacenado semen y tejido testicular para investigar con nuevas tecnologías.