Muere un soldado al no abrirse su paracaídas en un ejercicio en el campo de maniobras de San Gregorio

Cuatro militares han fallecido durante maniobras de salto desde la supresión del servicio militar obligatorio en 2001


MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Un soldado de 24 años perteneciente al batallón de cuartel general de la Brigada Paracaidista (BRIPAC VI) del Ejército de Tierra ha fallecido la pasada madrugada debido a un accidente sufrido durante un ejercicio de lanzamiento nocturno en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza).

Según han informado a Europa Press fuentes del Ejército de Tierra, el soldado se llamaba Antonio García Sierra, era natural de Quintanar de la Orden (Toledo) y pertenecía a la Compañía de Reconocimiento Avanzado de la BRIPAC.

Las fuentes consultadas han explicado que el soldado estaba participando en unas maniobras tipo Alfa, concretamente un lanzamiento de apertura manual nocturno, cuando se produjo el accidente, cuyas causas se desconocen y, por ello, están siendo investigadas.

EL PARACAÍDAS NO SE ABRIÓ

En concreto, según un portavoz del campo de maniobras de San Gregorio, el paracaídas del soldado no se abrió en el momento del salto, por lo que Antonio García Sierra resultó gravemente herido. Así pues, el militar fue inmediatamente evacuado al hospital MAZ de la capital aragonesa, donde finalmente falleció.

La familia se desplazó a Zaragoza durante la noche y está previsto que pueda trasladar el cuerpo del soldado a Quintanar de la Orden esta misma tarde. Según el citado portavoz, el entierro y el funeral tendrán lugar previsiblemente mañana, sábado.

CUARTO ACCIDENTE MORTAL EN 13 AÑOS

Desde la supresión del servicio militar obligatorio en 2001, cuatro militares han fallecido en accidentes ocurridos durante ejercicios de saltos paracaidistas. El último tuvo lugar en noviembre de 2012, cuando un soldado del Ejército del Aire de 31 años murió cuando realizaba un ejercicio en el término municipal de Mula, en Murcia, en una zona próxima a la Base Aérea de Alcantarilla.

Algo más de un año antes, en agosto de 2011, una cabo del Ejército de Tierra perdió la vida durante un salto en unas maniobras en la localidad de Casas de Uceda (Guadalajara). Tenía 23 años, era natural de Huelva y había ingresado en las Fuerzas Armadas en 2006.

Y en noviembre de 2010 falleció un cabo paracaidista de 25 años y natural de Castellar (Jaén), un día después de sufrir un accidente en la base aérea de Virgen del Camino (León), cuando realizaba un salto paracaidista a alta cota en apertura manual y se precipitó contra el suelo a gran velocidad.

Sin embargo, el suceso más grave sufrido por paracaidistas en la historia las Fuerzas Armadas españolas ocurrió en 1972, cuando 13 militares perdieron la vida durante las maniobras denominadas Maxorata-72 en la localidad de Tefia (Fuerteventura). Todos fueron arrastrados por una racha de viento en pleno salto y chocaron contra una zona de riscos y paredes de piedra.